Quintana Roo enfrenta presiones de desarrollos turísticos

El gobierno de Quintana Roo enfrenta presiones de desarrolladores turísticos sobre preservación ambiental, a pesar de que la mayor parte de la costa está protegida por algún instrumento estatal o federal.

El secretario de Ecología y Medio Ambiente en la entidad, Rafael Muñoz Berzunza, informó que la zona costera en su mayoría está protegida por algún ordenamiento ecológico de alcance estatal o bien, está considerada como Área Natural Protegida por la Federación y, por lo tanto, no se puede aprovechar turísticamente.

Durante la presentación en la ciudad de México de una estrategia estatal contra el cambio climático en el sector turismo, expuso como ejemplo que en la zona centro del estado, los incendios forestales tienen una menor incidencia que en la norte, donde se encuentra Cancún.

En este sentido, dijo, "nosotros pensamos que los incendios forestales en el norte del estado se dan de manera intencional, buscando el cambio de uso de suelo para poder promover la especulación".

Esta situación la han tratado de enfrentar en coordinación con la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente y los agentes del Ministerio Público Federal especializados en delitos ambientales, si bien, consideró, se trata de un tema complejo.

Muñoz Berzunza señaló que para el gobierno estatal, la conservación del ambiente es una de las prioridades, y entre las acciones destacan el cuidado de los bosques, de la barrera arrecifal y el tratamiento de las aguas residuales.

En la misma presentación, el subsecretario de Planeación y Desarrollo de la Secretaría de Turismo del estado, Raúl Andrade Angulo, precisó que en la entidad está en marcha el levantamiento del Primer Inventario de Emisiones de Gases de Efecto Invernadero en el Sector Turismo.

Mientras esta labor concluye, ya se terminó -y está a disposición de los inversionistas-- la Guía Práctica para la Construcción de Hoteles, que busca orientar a los hoteleros sobre la mejor forma de construir para disminuir su huella de carbono.

Paralelamente, en estrategias emprendidas entre autoridades y hoteleros, se ha logrado ahorrar 17 millones de metros cúbicos de agua; 963 kilowatts/hora de energía eléctrica y se ha dejado de emitir 1.3 millones de toneladas de bióxido de carbono (CO2) al ambiente.

Además, señaló, los hoteleros han disminuido en 626 mil toneladas las emisiones de residuos, sin precisar en qué lapso.