La Comisión Estatal de los Derechos Humanos (CEDH) reportó la atención médica de 134 personas de la colonia Tamulté de las Barrancas, en esta ciudad, al presentar afectaciones por la inundación de aguas negras en sus viviendas.

En un comunicado, el organismo refirió que el fuerte aguacero ocurrido el pasado 13 afectó a unas 800 personas de un vasto sector de la colonia, luego que la inoperatividad de un cárcamo estancó una mezcla de aguas pluviales y negras.

Esto provocó que en algunos casos el agua alcanzara el nivel de un metro y medio dentro de las casas, lo cual arruinó pertenencias y puso en riesgo la salud de sus habitantes.

Detalló que las afecciones que han sido atendidas son dermatomicosis, cervicovaginitis, infecciones en la piel, micosis ungueales y dolores articulares.

De la misma manera, destacó que en el consultorio de psicología se atendieron padecimientos de ansiedad que genera conductas compulsivas, y que con el tiempo se puede acentuar en estrés postraumático.

Incluso, por ahora el agente estresor en la gente es la posibilidad de enfrentar nuevas lluvias.

La CEDH señaló que la atención médica continúa brindándose en un consultorio improvisado al interior de una vivienda en la colonia Tamulté.

Lo anterior porque la CEDH inició la integración de una queja, previa a la solicitud de medidas cautelares al ayuntamiento de Centro, para evitar que en el futuro inmediato se vuelvan a dar inundaciones por la mezcla de aguas pluviales y negras en esa colonia.

Además, los colonos afectados fueron agredidos físicamente cuando se manifestaron contra la autoridad municipal en reclamo de los daños.

La queja iniciada por la CEDH integrará un peritaje técnico del funcionamiento del cárcamo, valoración de afectaciones a las pertenencias de los anegados, informe del delegado municipal, examen médico y valoración psicológica para determinar casos de estrés postraumático.