Congreso celebra sesión solemne por Toma de Zacatecas

La Comisión Permanente del Congreso de la Unión realizó una sesión solemne para recordar el centenario de "La Toma de Zacatecas", ocurrida el 23 de junio de 1914 y encabezada por el general Francisco Villa.

A nombre de la Comisión Permanente, el diputado Héctor Gutiérrez de la Garza, destacó que esta batalla tuvo un peso determinante para la consumación y triunfo de la Revolución Mexicana y, por ende, de la institucionalización a través de la Constitución Política de 1917.

El también vicepresidente de la Mesa Directiva resaltó que este suceso tuvo un impacto directo en el reconocimiento de los derechos sociales en nuestro marco fundacional del nuevo Estado mexicano.

Sin embargo, esta batalla y la Revolución también "significaron muerte y destrucción, enfrentamiento entre los hijos de una misma madre".

Los mexicanos no podemos permitir jamás otras luchas civiles, enfatizó el diputado Gutiérrez de la Garza ante el gobernador de Zacatecas, Miguel Alonso Reyes, invitado de honor a la sesión solemne.

"Hoy, más que nunca, hemos colocado a la persona como el centro de la actuación del Estado y eso significa, por una parte, que por sobre todas las cosas, debemos hacer un frente común y renovar constantemente nuestro pacto social".

Ello, "con el objetivo de rebasar diferencias y solucionar conflictos por la vía de la legalidad y del respeto a los derechos humanos de todas y todos", expresó.

El diputado Manuel Añorve Baños, del grupo parlamentario del Partido Revolucionario Institucional (PRI), señaló que es momento de dar a México las bases e impulso que merece, de lograr acuerdos sin mezquindades, pues es tiempo de dar al país las grandes reformas estructurales que necesita.

Enfatizó que se debe tomar como ejemplo la tenacidad de Francisco Villa y perseguir, desde cada una de las trincheras, la construcción de un país más justo, con oportunidades para todos, en el que se alcance un mejor nivel de vida, desarrollo y progreso de la nación y, con ello, llevar a México a su máximo potencial.

A su vez, el diputado Marcos Aguilar Vega, del Partido Acción Nacional (PAN), comentó que México se encuentra en un momento histórico para llevar a buen puerto las reformas estructurales: política, energética y telecomunicaciones.

Pues de la batalla a las reformas hay cien años de trabajo, persistencia y de una nación que ha aprendido a dirimir las diferencias políticas a través del diálogo, acuerdos y consensos.

Indicó que la Toma de Zacatecas es un hecho que debe permanecer en la memoria de la Nación, porque dio paso a etapas históricas políticas que ayudaron a consolidar la democracia. Las armas de la razón, los argumentos y civilidad deben ser la única vía para consolidar la vida democrática, agregó.

El diputado del PRD, Víctor Manuel Manríquez González, dijo que la batalla de Zacatecas hizo evidente un problema que sigue perdurando hasta nuestros días: la división que existe en la sociedad, donde las desigualdades y la pobreza tienen su origen en la búsqueda de intereses personales en detrimento de todos.

Algunos legados que nos deja esta batalla es nuestro espíritu democrático, nuestro incansable deseo de mejorar la vida de los mexicanos, de ayudar a los campesinos, obreros, mujeres, niños y jóvenes, combatir el autoritarismo y entender que las divisiones nos han hecho daño a lo largo de la historia, expuso.

En opinión del senador Carlos Alberto Puente Salas, del Partido Verde Ecologista de México (PVEM), a cien años de esa batalla, el país está modernizando sus estructuras políticas, económicas y culturales para edificar el México del Siglo XXI.

Mencionó que hoy se transforma a la nación, a través del diálogo, con acuerdos, propuestas, "pero sobre todo, con un proyecto de gobierno claro y definido, y a través, de las instituciones que surgieron de la Revolución armada".

Por el Partido Nueva Alianza, la diputada Dora María Talamantes Lemas, manifestó, la "Toma de Zacatecas" y las convicciones de sus autores evitaron la caída del régimen democrático que se iniciaba en el país, el cual debía ser preservaba como esencia de la Nación y no como una parte de las decisiones del gobierno.

Señaló que la conmemoración del centenario de la batalla marca la defensa de la Nación y de los ideales democráticos. Recordó que con la lucha se defendió la autonomía del país y evitó regresar al régimen autoritario que se caracterizó en la etapa de Porfirio Díaz.

El diputado Alfonso Durazo Montaño, de Movimiento Ciudadano, dijo que a cien años de esta gesta histórica muchos mexicanos viven en condiciones sociales y políticas no muy diferentes a las de 1914, con marginación y pobreza, inseguridad pública y un deterioro económico y desempleo lacerantes.

Al igual que en 1914, agregó, "la insensibilidad de la clase gobernante se ha instalado como norma de comportamiento político y el reparto de la tierra se encuentra amenazado por la Ley de Hidrocarburos, a cuyo amparo se pretende entregar lo que queda del territorio nacional a una oligarquía trasnacional".

Del grupo parlamentario del Partido del Trabajo (PT), el diputado Ricardo Cantú Garza, destacó que es importante establecer la vigencia del pensamiento social de Francisco Villa.

Ya que conocía de las desigualdades económicas y de las injusticia que presentaban millones de mexicanos, producto de la entrega de la riquezas naturales de México a los capitalistas extranjeros, durante el régimen de Porfirio Díaz.

Agregó que se debe reflexionar si la estrategia política para hacer efectivos los postulados de la Revolución Mexicana -aún inalcanzados- es la adecuada.

Llamó a las fuerzas progresistas "para que unidas corrijamos la estrategia que nos ha distanciado, confrontado y desunido, para mantenernos juntos, los auténticos revolucionarios del siglo XXI, y mantengamos encendida la flama".

A nombre de la Comisión Permanente, Gutiérrez de la Garza entregó al gobernador de Zacatecas, Miguel Alonso Reyes, una placa conmemorativa del Centenario de la Batalla de Zacatecas, como un reconocimiento al pueblo de ese estado de la República.