Persisten violaciones a los derechos humanos: Narro Robles

Aún no se ha logrado revertir el número de violaciones a los derechos humanos en varios ámbitos y la capacitación no ha incidido en este sentido, por lo que la mayoría de la población tiene bajos niveles de confianza en servidores públicos y privados.

Durante la presentación del Programa Nacional de Derechos Humanos, el rector de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), José Narro Robles, reconoció que ha habido logros, sin embargo hay una doble situación.

Por un lado, dijo, en virtud de lo que en México se ha avanzado, y por otro, en razón de que falta mucho por hacer, "y quien sostenga que no se ha hecho nada falta a la verdad, quien crea que todo se ha cumplido, comete una irresponsabilidad o vive una fantasía".

Para sentirnos con la conciencia tranquila debemos resolver injusticias de ayer y hoy, como son los problemas de los migrantes, los que sufren las mujeres, los jóvenes y los ancianos, entre otros, señaló.

Una muestra de que se puede lograr es el premio que la Organización de las Naciones Unidas (ONU) otorgó a la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), parte de lo que falta por hacer y dar cuenta del Programa Nacional de Derechos Humanos, mencionó.

Narro Robles celebró que el documento de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) sea crítico y objetivo, pues la primera condición para resolver un problema es reconocerlo y la segunda, tener la voluntad de abundarlo.

"Existen prácticas abominables como la desaparición forzada, la tortura, tratos crueles inhumanos o degradantes, al tiempo que se aceptan que el sistema penitenciario está lleno de fallas e insuficiencias", expuso.

Se identifica la existencia de discriminación estructural que genera violencia de género, una cultura de discriminación hacia la mujer, actitudes estereotipadas de las autoridades, dijo el rector de la UNAM.

Señaló que la consolidación de una cultura basada en el respeto y protección de los derechos humanos es la vía que debe conducir como nación, alcanzar esta condición plena a la que la mayoría aspira, el ejercicio de los derechos y de obligaciones.

De esta forma se puede vivir en un Estado de derecho, demandar lo que corresponde pero aportar lo que nos toca, y en este sentido la educación es fundamental, y muchos sostienen que el mayor costo de la sociedad lo representa la ignorancia.

"Se trata de una de las grandes trampas de la vida pero también de una que tiene remedio, que se cura y se puede evitar, la forma de conseguirlo es simple, educación de calidad y para todos", enfatizó.

Narro Robles sumó su voz a las de aquellos que consideran que si es cierto que la educación no resuelve todos los problemas de una colectividad, pero sin ella no es posible disiparlos.

Pidió ser optimistas y construir las utopías de la aceptación de las diferencias, del respeto a los demás, del extermino de la corrupción y de la impunidad, las de la democracia plena y la observancia de lo que establece nuestro marco normativo, utopía del cumplimiento de todos los derechos humanos para los mexicanos.