Violinista mexicana ofrece en Toronto su "Altri Suoni"

La violinista mexicana Paulina Derbez presentó hoy en el centro de Toronto su disco "Altri Suoni", acompañada por la pianista canadiense Barbara Croall.

El espectáculo tuvo como escenario el Heliconian Hall, en la prestigiada zona de galerías Yorkville, e incluyó creaciones del artista visual mexicano Jaime Luján, a quien se conoce como el Van Gogh del IPad.

Paulina Derbez es integrante de la Orquesta Filarmónica de Ontario desde el 2006; es autora del libro "El músico consciente" y creadora de una moderna metodología para enseñar música.

La artista tiene una forma muy especial de tocar el violín, pues retomando sus experiencias de teatro multidisciplinario en Suiza creó en Toronto su espectáculo "Shika, del silencio nace el sonido", una obra para voz y violín, donde el músico no es sólo un ejecutante sino un personaje sonoro.

En entrevista con Notimex, horas antes de su concierto, Derbez explicó cómo surgió su espectáculo "Altri Suoni", presentado este miércoles.

"Tengo una conexión muy fuerte con la parte italiana de Suiza. 'Altri Suoni' quiere decir "otros sonidos" en italiano, porque lo que hacemos es unir la música clásica con la de vanguardia", señaló.

La artista agregó que en este concierto combinaron las interpretaciones de piezas de Johann Sebastian Bach, Franz Schubert y Amadeus Mozart con la música de vanguardia que incluye en su disco.

"Es un espectáculo de música e imagen, pues también exhibimos las pinturas del artista italiano Emilio Giossi", añadió.

Este fue el lanzamiento oficial de su disco compacto en Canadá y en un futuro próximo lo presentará en México, adelantó la violinista.

Al respecto, explicó que a pesar de vivir en Canadá desde hace ocho años no ha perdido los nexos con su país natal. "Sigo yendo a México, ya sea a dar un concierto o a presentar mi libro", dijo Derbez.

En marzo pasado se presentó en el Palacio de Bellas Artes, acompañada del artista Jaime Luján. Ha presentado su libro "El músico consciente" en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y en ferias del libro de Guadalajara y de Guanajuato.

"Es muy gratificante que mi trayectoria artística ha sido reconocida tanto en México como en Canadá. El año pasado fui parte de las 50 personalidades que transformaron a México en 2013, de la revista "Quién", al lado de Alfonso Cuarón, Guillermo del Toro y Plácido Domingo", recordó.

En marzo pasado, Derbez fue incluida entre los 10 mexicanos más destacados en Canadá en una edición especial de la revista Latinos Magazine, encartada en el diario más importante del país, "The Globe and Mail".

Paulina Derbez tuvo su primer concierto fuera de México en Japón a los 11 años de edad y después fue becada por el Fondo Nacional para la Cultura y las Artes (Fonca) para continuar sus estudios en Suiza.

Se ha presentado en escenarios de Italia, Francia, Alemania, Suiza y México y ha sido maestra de violín durante dos décadas, basada en su propio método de enseñanza.

"Con base en mi propia experiencia creé una metodología de estudio donde se emplea la fuerza física y mental para crear una armonía con el instrumento. Relaciono la música con la naturaleza y eso me da las emociones específicas a expresar", precisó.

Con este método, que incluye ejercicios de relajación, "el músico se ve a sí mismo como un co-creador de la música, un actor sonoro que vive las emociones que quiere expresar", explicó.

Este nuevo método lo plasmó en su libro "El músico consciente", publicado en 2006 y que ya ha sido traducido al inglés.

"El pánico escénico, la ansiedad y los bloqueos mentales son unos de los sentimientos que experimenta el intérprete musical en distintos momentos de su carrera, por eso este libro ayuda al músico a encontrar un equilibrio entre mente y cuerpo para así expresar la música en su dimensión verdadera", dijo el violinista Marco Parisotto, director de la Orquesta Filarmónica de Ontario.

"Disfruté cada capítulo de este libro, es una obra admirable que recomiendo tanto a estudiantes y profesionales como al público en general", agregó.