Sudanesa que había sido condenada a muerte enfrenta nuevos cargos

Mariam Yahya Ibrahim, la sudanesa a quien fue cancelada en días pasados su condenada a muerte por negarse al Islam y proclamar su fe en el cristianismo, se encuentra detenida hoy en Jartum, acusada de dos nuevos cargos criminales.

El Servicio de Inteligencia y Seguridad Nacional (NISS) de Sudán informó que Ibrahim fue trasladada la víspera ana Comisaría de Jartum, capital sudanesa, por supuestas "irregularidades" en su documentación, al intentar abandonar el país, según reporte del diario Sudan Tribune.

Ibrahim de 27 años de edad, fue reaprehedida la víspera en el aeropuerto internacional de Jartum por personal de migración, junto con su marido, Daniel Wani, y sus dos hijos, cuando intentaba salir de Sudán y viajar a Estados Unidos, luego de ser puesta en libertad.

La mujer fue sentenciada a muerte el 15 de mayo pasado por apostasía al negar el Islam y convertirse al cristianismo, pero fue puesta en libertad lunes pasado, luego de que el Tribunal de Apelaciones de Sudán anuló su sentencia y ordenó su liberación inmediata.

El NISS explicó a través de su página en Facebook, que Ibrahim es acusada de intentar viajar al extranjero con documentación falsificada y de dar información falsa, cargos por los que no alcanza fianza y por los podría ser condenada a cinco años de prisión.

"La policía del aeropuerto arrestó a Abrar después de que presentara documentos de viaje de emergencia emitidos por la embajada de Sudán del Sur y portando un visado estadounidense", dijo el departamento de prensa de los NISS, refiriéndose a Ibrahim por su nombre musulmán.

El Servicio de Inteligencia indicó que las autoridades sudanesas consideraron la acción una violación criminal, por lo que el Ministerio de Relaciones Exteriores convocó a los embajadores de Estados Unidos y Sudán del Sur para que les diera una explicación.

De acuerdo con el reporte del diario sudanés, Ibrahim iba a Juba, capital del vecino Sudán del Sur, en camino a Estados Unidos, pero no lo informó al personal del NISS en el aeropuerto, que se le prohibió viajar, con base a una carta de prohibición pública.

El ministro de Exteriores de Sudán, Abdullahi Alzareg, explicó que la mujer fue detenida porque contaban con documentos expedidos con carácter de urgencia por Sudán del Sur y con un visado estadounidense, y no de Sudán su país natal.

El abogado de Ibrahim, Mohamed Mostafa, confrimó que la mujer se encuentra retenida en una comisaría de Jartum por proporcionar "irregularidades en su documentación" y que su traslado se habría producido después de que permaneció varias horas en el aeropuerto.