México se une a la lucha contra el dopaje en el deporte

México, preocupado por el control de sustancias prohibidas ingeridas por los deportistas, regula este problema a través de la Comisión Nacional de Cultura Física y Deporte (Conade), desde su creación en 1988.

En conjunto con la Agencia Mundial Antidopaje (AMA), el organismo mexicano regula y castiga los casos de atletas de distintas especialidades en nuestro país.

Uno de los casos más controversiales fue el de la medallista olímpica en Sydney 2000, la pesista Soraya Jiménez, quien en 2002 dio positivo por el consumo de un estimulante del sistema nervioso central.

En 2010, los atletas Cinthya Domínguez, Ismael Hernández y la nadadora Nuria Diosdado, participantes en los Juegos Centroamericanos de Mayagüez 2010, en Puerto Rico, fueron acusados por consumir sustancias prohibidas.

En el futbol, en junio de 2011 los jugadores nacionales Christian Bermúdez, Edgar Dueñas, Antonio Naelson, Guillermo Ochoa y Francisco Javier Rodríguez dieron positivo por clembuterol mientras participaban en la Copa Oro.

De esta investigación, los deportistas resultaron absueltos al comprobarse el consumo a través de carne contaminada.

La Conade castiga a los atletas cuyas pruebas resulten positivas por exceso o consumo de estimulantes, narcóticos, agentes anabólicos, diuréticos, hormonas peptídicas, miméticas y análogas, agentes con actividad antiestrogénica y agentes enmascarantes.