Irak enfrenta problemas de seguridad alimentaria por conflicto: FAO

Irak enfrenta graves problemas de seguridad alimentaria, tras la reciente escalada del conflicto violento en una gran parte del país, advirtió hoy la Organización de Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO).

Más de un millón de personas han abandonado sus hogares y granjas desde enero pasado, dejando atrás su trabajo y posesiones en el momento en que se estaba poniendo en marcha la principal temporada de cosecha de trigo y cebada, indicó la FAO en un comunicado.

Precisó que en total dos millones de iraquíes están ahora desplazados dentro del país, incluidos los afectados por los conflictos de Siria y sucesos anteriores en Irak.

Como resultado, el pronóstico de cosechas favorables de Irak para 2014 está ahora en riesgo, según la alerta lanzada por el Sistema Mundial de Información y Alerta (SMIA) de la FAO.

Indicó que antes de la crisis, las precipitaciones abundantes llevaron a predecir una cosecha de trigo superior a la media de hasta tres millones de toneladas para este año, un 16 por ciento más que la media de los últimos cinco años.

También se esperaba que la cosecha de cebada se mantuviera estable, con 900 mil toneladas, 15 por ciento por encima del promedio del último lustro.

Ahora, sin embargo, se cree que la inseguridad civil y los problemas de acceso que conlleva, la escasez de mano de obra y la interrupción en el transporte y la comercialización tendrán un impacto importante en la recolección y la producción y el suministro a nivel nacional.

La FAO agregó que las provincias más afectadas por el conflicto, Nínive y Salahaddin, contribuyen en promedio a casi un tercio de la producción de trigo de Irak y a cerca del 38 por ciento de su cebada.

Según la organización, se espera también que los requisitos de importación de cereales para 2014-2015 aumenten.

En la campaña comercial 2013-2014 que termina ahora, los niveles de importación de cereales se estiman en 4.26 millones de toneladas, incluyendo 2.7 millones de toneladas de trigo y 1.3 millones de toneladas de arroz.

La FAO indicó que a medida que la disponibilidad de alimentos básicos -como el trigo -, se vea afectada, el acceso a los alimentos para muchas familias que dependen del mercado, las familias pobres y de desplazados probablemente se deteriore aún más.

Pese a que aún no está disponible toda la información sobre precios de los alimentos, es probable que aumenten los costos de los productos básicos.

"Si el conflicto continúa, los alimentos básicos y otros artículos de primera necesidad estarán cada vez menos disponibles para los más vulnerables, a pesar de los subsidios del gobierno", advirtió el representante de la FAO en Irak, Fadel El Zubi.

"El conflicto y el desplazamiento también han coincidido con la época de más calor del verano y el mes sagrado del Ramadán, cuando los gastos familiares en alimentos y otros artículos esenciales son normalmente más elevados", añadió.

Además de las provincias que están en el epicentro del conflicto y la inseguridad ciudadana, la región kurda del norte de Irak también está bajo presión, ya que acoge ahora a una gran parte de las personas que han huido de sus hogares, a las que se añaden unos 225 mil refugiados sirios.

Según el informe de la FAO, las enfermedades de animales ya son una amenaza para el ganado en Irak y un peligro para la salud pública, en particular para los refugiados y las personas desplazadas.

La FAO solicita 12.7 millones de dólares para proporcionar ayuda urgente a las familias de agricultores, sobre todo para la producción agrícola y ganadera, para mitigar los daños a las fuentes de alimentos, ingresos y empleo.