Cuestionan a primer ministro británico por emplear a "un criminal"

El líder del opositor Partido Laborista de Reino Unido, Ed Miliband, acusó al primer ministro David Cameron de haber contratado a "un criminal" como su asesor de comunicaciones en el gobierno central.

"Hoy sabemos que trajo a un criminal al corazón de Downing Street", afirmó el líder opositor en la sesión parlamentaria semanal, donde el jefe de gobierno británico responde a las preguntas de los diputados.

El exeditor del tabloide News of The World y exdirector de comunicación de 10 Downing Street, Andy Coulson, fue encontrado culpable la víspera de estar coludido en escuchas telefónicas ilegales y está en espera de una sentencia.

El escándalo del "hackeo" de teléfonos en los diarios que pertenecen al consorcio de los medios de comunicación News Corp, del magnate Rupert Murdoch, llegó este miércoles al Parlamento de Westminster, donde Cameron fue cuestionado sobre el caso Coulson.

Una y otra vez Cameron, "lamentó haber contratado a Andy Coulson", quien renunció como director de comunicaciones en 2011 en medio de acusaciones de prácticas ilegales de "hackeo" de teléfonos celulares de celebridades, políticos y víctimas del crimen.

Cameron reiteró que el asunto de la escucha telefónica fue investigada en el Leveson Inquiry (Investigación Leveson), donde cientos de testigos acudieron a comparecer a partir de 2011.

"Todos estos problemas fueron examinados en el Leveson Inquiry", dijo y reiteró que el informe Leveson señaló: "mi comportamiento fue correcto".

De acuerdo con la prensa británica, los teléfonos de la familia real fueron hackeados decenas de veces para obtener información exclusiva que sería publicada en los tabloides News of The World y The Sun.

El Mail Online afirmó que los teléfonos del príncipe Guillermo, su entonces novia Kate Middleton y el príncipe Enrique fueron hackeados al menos en 200 ocasiones.

Pero la realeza no fue la única víctima del espionaje telefónico. Teléfonos celulares de miles de personas entre políticos, actores, soldados, deportistas y víctimas del crimen fueron "hackeados" en lo que fue una práctica extendida a través de los años.

Los primeros alegatos en contra de Coulson salieron a la luz pública en 2007 cuando era editor del News of the World, y ese mismo año fue contratado como jefe de comunicación de la campaña del líder conservador Cameron.

El primer ministro británico se defendió en repetidas ocasiones al afirmar que se ha disculpado "amplia y francamente" desde la víspera por haber contratado a Coulson como su director de comunicaciones.