Alto funcionario chino realiza histórica visita a Taiwán

China envió a su primer oficial a nivel ministerial a Taiwán para reconstruir los lazos con la isla que Pekín reclama como propia, después de protestas masivas en Taipei que pidieron echar atrás las negociaciones entre ambas partes.

Zhang Zhijun, director de la Oficina del Consejo de Estado para los Asuntos de Taiwán de China, quien llegó al principal aeropuerto de la isla este miércoles, en una localidad cercana a la capital, se reunió en privado con su homólogo del gobierno de Taipei, Wang Yu-chi.

Wang, presidente del Consejo para los Asuntos de China Continental (CACC), visitó en febrero pasado China donde se entrevisto con su colega Zhang, reportó la agencia estatal de noticias Xinhua.

La presencia de Zhang Zhijun representa la visita del funcionario chino de mayor rango llegado a la isla en los últimos 65 años.

En la reunión Zhang y Wang trataron el establecimiento de oficinas representativas en ambas partes, el desarrollo integral de las relaciones bilaterales y de los lazos económicos y comerciales, y la participación de Taiwán en organizaciones internacionales o regionales.

Zhang hará un recorrido por la isla y mantendrá encuentros con ciudadanos taiwaneses, expertos, estudiantes universitarios, campesinos, miembros de grupos minoritarios y empresarios sobre las políticas de la parte continental china para la región de Taiwán.

La visita de Zhang a la isla se retrasó unos meses debido al movimiento estudiantil taiwanés de marzo y abril de este año, que ocupó el Parlamento en oposición a la firma de un pacto de servicios con China, y mostró la fuerza de los movimientos sociales en la isla.

Las protestas en marzo, conocidas como el Movimiento de Girasol, alertaron de un pacto de servicios comerciales con China, que no ha sido ratificado, que podria causar la pérdida de empleos y socavar la democracia de Taiwán.

El viaje de cuatro días de Zhang se saltará la capital de la isla, y en cambio irá a la cercana Nueva Ciudad de Taipei, la ciudad sureña de Kaohsiung y las ciudades centrales de Taichung y Changhua, reportó el diario South China Morning Post.

Las relaciones entre los dos antiguos rivales, que al final de la guerra civil en 1949 eran muy tensas, han mejorado considerablemente desde 2008.

"Pekín quiere saber qué es exactamente lo que ha ido mal y por qué hay tanta oposición fuerte al pacto servicios comerciales que supone que beneficiará a los taiwaneses", dijo George Tsai, profesor de ciencias políticas en la Universidad de Cultura China en Taipei.

China considera a la isla como parte de su territorio que a la larga debe ser reunificada -por la fuerza si es necesario- a pesar de que una gran parte del pueblo taiwanés ha expresado su desacuerdo con la noción de dominio chino.

En 2008, Pekín anuló sus amenazas militares a cambió de la firma de varios acuerdos comerciales vinculantes, que han desatado el rechazo general en Taiwán.