El coordinador de la licenciatura en Ciencia Política y Administración Pública en la Universidad Iberoamericana, René Torres Ruiz consideró que la reforma política que necesita México debe diseñarse sin prisa y sin dejar de lado la opinión de la ciudadanía.

En entrevista, dijo que bajo el argumento de que México requiere cambios importantes que no pueden esperar, no debe dejarse de trabajar la reforma política con seriedad, puntualidad, dedicación y la profundidad necesaria para que los temas incluidos sean sólidos.

Expuso, "pensando en que esta reforma tiene que ser una reforma a mediano y largo plazos, para darle cierta viabilidad a la democracia mexicana, que por otra parte viene siendo una democracia terriblemente frágil, incipiente sin estar consolidada".

Señaló que la reforma política es necesaria y requiere que los distintos sectores que componen la sociedad mexicana se sienten a discutir sobre los distintos temas como son el régimen político, elecciones, el financiamiento de las campañas, tope de gastos y qué ocurre con la compra y coacción del voto.

Además, continuó, temas muy sensibles del proceso electoral de 2012 de cómo garantizar que las prácticas clientelares desaparezcan, que sean respetadas las libertades políticas de todos los ciudadanos y sectores, incluyendo los más vulnerables.

Consideró indispensable que se sienten los actores políticos a discutir todo esto, pero "lo que sería lamentable que por tratar de sacar esta reforma lo antes posible, de manera fast track, dejaran efectivamente los temas muy poco tratados".

Es decir, explicó, que no se trataran con la debida profundidad y seriedad que requieren y al final no se contara con una reforma política resultado de discusiones serias, con elementos que se hubiesen presentado por los distintos actores y que las reformas constitucionales y leyes reglamentarias, que de ellas se desprendieran, fueran efectivamente algo que permitiera consolidar la democracia mexicana, explicó.

En ese sentido, agregó la especialista, "estos actores que van a discutir estos temas no deben sacrificar la calidad de la reforma, de los acuerdos", en la idea de sacarla lo antes posible sólo por la importancia del tema.