El movimiento Femen llevó hoy a Túnez sus protestas en "topless", por primera vez en un país islámico, en apoyo a Amina Tylor, una joven tunecina detenida por difundir en Facebook fotos con sus senos desnudos a favor de la igualdad de género.

La protesta fue realizada por tres activistas del movimiento feminista, quienes fueron detenidas por protestar con sus pechos desnudos a las puertas del ministerio de Justicia, donde mañana comenzará el proceso contra Amina, según un reporte de la cadena árabe Al Arabiya.

La joven fue detenida el 19 de mayo pasado en la ciudad tunecina de Kairouan, después de pintar la palabra "Femen" en una pared de un cementerio, cercano a una mezquita, cuando se disponía a despojarse de su ropa para manifestarse a favor de sus derechos.

Amina, de 19 años de edad, es acusada de la ilegal posesión de pintura de aerosol, prohibida por considerarla una "arma inflamable", incitación y faltas a la moral por mostrar sus pechos desnudos en público, hecho por el que fue condena a muerte por lapidación por un líder religioso.

De acuerdo con la versión de varios testigos, las jóvenes activistas de Femen, una de Alemania y dos francesas, se acercaron hasta la puerta del ministerio de Justicia usando largos sacos y luego se los quitaron, mostrando sus torsos desnudos.

Con la frase escrita en su cuerpo: "Los senos alimentan la revolución", las manifestantes gritaban en inglés varias frases de apoyo a la joven tunecina, como "¡Liberen a Amina!" y "¡La primavera de las mujeres está viva!".

La gente presente intentó cubrir los cuerpos desnudos de las jóvenes manifestantes, mientras que varios periodistas nacionales y extranjeros que cubren el ministerio, tomaron fotografías de las activistas y grabaron su protesta.

La policía acudió rápidamente hasta las rejas que cercan el ministerio para llevarse arrestadas a las activistas dentro del edificio público, ante la mirada incrédula de los presentes, que consideraron su acción de mostrar sus pechos como una "indecencia".

La manifestación es la primera en su tipo que la organización feminista, surgida en Ucrania en 2008, lleva a cabo en un país islámico, donde la indecencia está penada con seis meses de prisión.