Ni libres ni independientes los profesionistas autoempleados

Pese al atractivo que les supone carecer de un jefe, elegir sus proyectos y no tener que ir a una oficina, los profesionistas autoempleados no son tan independientes ni tan libres como ellos creen.

La académica del Departamento de Ciencias Sociales y Políticas (DCSP) de la Universidad Iberoamericana, Carmen Bueno Castellanos, señaló que la calidad de vida de muchos trabajadores autónomos es mala debido a que pueden pasar semanas sin trabajo.

En un comunicado, abundó que cuando llega la chamba les dicen: "la quiero para mañana", lo que les hace tener demasiado estrés al momento de hacer un proyecto, igual a como cuando lo dejan de tener.

Diseñadores gráficos, industriales y demás profesionistas que trabajan de forma independiente no reparan en las implicaciones de ese modelo laboral para su salud y vida privada, detalló.

La decisión de esos jóvenes profesionistas "de hacer su trabajo en pijama" provoca que aplacen la independencia completa de sus padres, quienes además sostienen la inestabilidad económica de los hijos.

Esto es algo similar a lo que ocurre en las familias campesinas de albañiles que regresan al hogar rural cuando no tienen empleo en la construcción, "y si hubo maíz, hay maíz. Y si no, toda la familia coopera y medio come".

Dicha situación llevó a la antropóloga especializada en temas de agrupamientos industriales, cultura y tecnología, a investigar el tema de la globalización y el autoempleo en el espacio virtual.

Ese será un capítulo de su próximo libro por publicar: "Configuraciones productivas en la globalización: trayectorias a la mexicana".

En ese proyecto, apoyado por la Dirección de Investigación de la Universidad Iberoamericana, plasmará por qué en un mundo global a las empresas ya no les importa cómo se posicionen los trabajadores en el espacio local, sino en el virtual.

Este último, comentó, mediante esquemas como el trabajo en casa, conocido como home office; el outsourcing o tareas externas abiertas, la colaboración abierta distribuida, denominada también crowdsourcing, o los hackatones, que son programadores que desarrollan software libre en colaboración.