Semidesierto zacatecano beneficiado con declaratoria de área natural

Preservar al semidesierto zacatecano para las futuras generaciones y explotar ordenadamente sus recursos, son los beneficios que se obtendrán con la declaratoria del gobierno federal como área natural protegida.

Así lo consideró el investigador de la Universidad Autónoma de Zacatecas (UAZ), Manuel Macías Patiño, al patentizar su beneplácito por la publicación en el Diario Oficial de la Federación el aviso para proteger las 2.5 millones de hectáreas que integran al semidesierto.

Con la declaratoria, indicó el experto, la zona podrá explotarse desde el punto de vista ambiental, lo que a su vez permitirá garantizar la existencia y continuidad de los ecosistemas que ahí se encuentran.

El ex subdelegado de la Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) en Zacatecas, manifestó que ahora los gobiernos federal, estatal y municipales tendrán la obligación de elaborar planes de manejo de las actividades en el semidesierto zacatecano.

Lo que en términos reales significa la declaratoria, explicó el entrevistado, es que en el semidesierto se tendrán oportunidades de negocios en el tema ambiental, como lo es la captura de bióxido de carbono, entre otros.

Sin embargo, las autoridades deberán trabajar en la búsqueda de los programas de manejo de todas las actividades que ahí se realizan, de tal forma que estén alineadas a la regulación y se proteja el semidesierto.

Entre las actividades que se pueden explotar, Macías Patiño refirió la protección de especies animales y actividades de descanso y recreación.

Al dimensionar la riqueza que tiene el semidesierto, su aprovechamiento y para relacionarlo con la reciente conmemoración del Centenario de la Toma de Zacatecas, el universitario refirió que de aquella zona se extrajo el mercurio que las tropas revolucionarias utilizaron como fulminantes de las balas que disparaban.

Recordó que en el semidesierto zacatecano, en los años de 1900 se encontraba una de las minas más grandes que aportó el mercurio.

Agregó también que del semidesierto zacatecano se extrajo una gran cantidad de látex, que fue utilizado para las llantas y fibras de las unidades motoras bélicas utilizadas en la Segunda Guerra Mundial.