Cientos de ticos celebran histórica clasificación a octavos de final

Cientos de costarricenses colmaron este mediodía, por tercera vez consecutiva, plazas, calles y avenidas de esta capital para celebrar el boleto a octavos de final de la Copa del Mundo Brasil 2014 que consiguió la selección como líder del Grupo D.

Al final del partido que empataron sin goles Costa Rica e Inglaterra, la céntrica Plaza de la Democracia, que estaba colmada, pues se instaló una pantalla de grandes dimensiones para ver el encuentro, fue escenario de un masivo estallido de júbilo.

Entusiasmados fanáticos -mujeres y hombres- declararon a Notimex que la clasificación de "La Sele" es histórica, ya que el equipo accedió, por segunda vez, a la segunda etapa de un Mundial y porque esta vez logró el pase como líder de sector.

A ello se suma el hecho de que el equipo resultó invicto, pues ganó los dos primeros partidos, 3-1 a Uruguay y 1-0 sobre Italia, y este martes igualó sin goles con Inglaterra, rivales que ya conquistaron la Copa del Mundo.

"¡Sí se pudo! ¡sí se pudo! ¡sí se pudo!", fue la consigna coreada por la mayoría, cuando se oyó el silbatazo de cierre del encuentro, momento en que virtualmente todos los espectadores comenzaron a brincar.

Igualmente, el tradicional "Ooéee, oéee, oéee, oéee, ticós, ticós", cantado a máximo volumen colectivo, siempre saltando.

En diálogos individuales con fanáticos -en algunos casos, en compañía de niños-, manifestaron: "le ganamos a todo mundo", "le ganamos a los campeones del mundo", "viva Costa Rica".

"Somos los primeros, papá", "pura vida, mae", "vamos a octavos", "estamos orgullosos, aunque fue empate", "no importa que no ganamos este, igual clasificamos y somos primeros", "esto es una alegría, la clasificación y de primeros", indicaron otros fanáticos.

Un particularmente esperanzado seguidor del equipo vaticinó un pase adicional cuando planteó: "¿cuál octavos? Vamos para cuartos".

Rápidamente, vehículos embanderados, con eufóricos conductores y otros ocupantes, comenzaron a pasar en espontánea caravana por la Avenida Segunda, que bordea la plaza, generando animada respuesta.

En la Rotonda de la Fuente de la Hispanidad, aproximadamente un kilómetro al oeste, otro habitual punto de celebración, el éxtasis por la clasificación también era masivo.

Al igual que en la plaza, centenares de fanáticos celebraban el logro de su equipo, también vistiendo la camiseta del equipo, banderas costarricenses de diverso tamaño, así como sombreros, gorras y otros artículos con los colores nacionales -rojo, blanco, azul-.

Cornetas plásticas con esos colores eran reiteradamente sonadas, en algunos casos, rítmicamente -indicando "Cos-ta-Ri-ca, Cos-ta-Ri-ca"-.

Otros fanáticos observaron el partido en lugares de trabajo o en restaurantes y bares.

El equipo centroamericano cumplió, el 14 de este mes, su cuarto debut mundialista. El partido inicial lo enfrentó dos días después de la inauguración del torneo ante Uruguay, conjunto con el cual perdió, en 2009, el repechaje para Sudáfrica 2010.

Costa Rica se impuso 3-1 al campeón del mundo de 1930 y 1950 en el Estadio Castelao, en la norteña ciudad de Fortaleza.

El 20 de junio, en la Arena Pernambuco, en la nororiental ciudad de Recife, se impuso 1-0 a Italia, y este día volvió a dejar su arco en blanco, en el empate contra los ingleses.