Disyuntiva de EUA: diálogo con Irán sobre Irak o la opción militar

La ofensiva del Ejército Islámico en Irak y Medio Oriente ha puesto a Estados Unidos en la encrucijada de tomar medidas extremas, como dialogar con Irán (su histórico antagonista) o actuar militarmente, aunque hasta ahora sólo ha enviado asesores militares.

Hace unos días el secretario de Estado, John Kerry, puso en aprietos a la Casa Blanca al declarar en una entrevista que "Estados Unidos está abierto a discusiones con Irán si puede hacer alguna contribución constructiva, si está dispuesto a hacer algo que respete la soberanía e integridad de Irak y la capacidad del Gobierno de emprender reformas".

Según Kerry Washington no descartaba un diálogo con Irán para tratar de frenar lo que consideraba una amenaza para la "estabilidad de toda la región. "Eso sí, habrá condiciones", precisó en la entrevista.

Ante la pregunta de si ve a Estados Unidos cooperando militarmente con su histórico antagonista en la región, Kerry precisó que cualquier decisión deberá ser analizada "paso a paso. Veamos primero qué es lo que Irán está o no dispuesto a hacer", dijo.

"No descartaría nada que pueda ser constructivo para proporcionar verdadera estabilidad" en Irak, agregó.

Pero inmediatamente, tanto desde el Pentágono como desde su propio Departamento de Estado se apresuraron a matizar sus palabras, asegurando enfáticamente que de "cooperación" en otros campos quizá, pero en el militar en absoluto.

"No hay intención alguna de coordinar actividades militares entre Estados Unidos e Irán" en Irak, coincidieron los portavoces de los dos ministerios en Washington.

Las declaraciones de Kerry, que pese a todo suponen una apertura hacia un gobierno con el que Washington canceló relaciones diplomáticas desde hace 35 años y contra el que ha impulsado fuertes sanciones internacionales por su programa nuclear, se producen dos días después de que Teherán también abriera una puerta para la cooperación con Washington.

Incluso la agencia Reuters reportó que diplomáticos estadunidenses e iraníes han aprovechado los "márgenes" de la reunión de esta semana para tratar "brevemente" la situación en Irak, pero subrayaron que en ningún momento se habló de una coordinación militar.

Varias voces se han pronunciado al respecto, como el senador republicano Lindsey Graham, considerado un halcón en política exterior, quien se mostró este domingo partidario de conversar con Irán, aunque sea sólo para limitar su posible influencia en Irak.

"Deberíamos hablar con Irán para asegurarnos de que el gobierno iraní no usa esto como oportunidad para hacerse con el control de partes de Irak", consideró Graham en CNN. "Ya están allí. Tenemos que trazarle una línea roja a Irán", subrayó.

Esta no sería la primera vez que los dos países cooperan, ya lo hicieron en Afganistán. Ahora sin embargo se daría la paradoja de que Estados Unidos estaría colaborando con Irán en Irak mientras que los dos países apoyan a las facciones contrarias en la vecina Siria.

Sobre intervenir militarmente en Irak, el presidente Barack Obama ha dicho recientemente que Estados Unidos desplegará hasta 300 asesores militares a Irak para ayudar a las fuerzas de seguridad iraquíes asediadas a defenderse de los militantes sunitas.

Obama agregó que Estados Unidos tenía información de inteligencia sobre las posiciones de los combatientes militantes para identificar objetivos y agregó: "Vamos a estar preparados para tomar acción militar dirigida y precisa, si llegamos a la conclusión de que es necesaria".

De esta manera, el líder estadunidense ha enviado una fuerte advertencia al primer ministro iraquí, Nuri Kamal al-Maliki, líder chiíta, cuyas políticas han alimentado las tensiones sectarias.

Funcionarios estadunidenses han concluido en privado que Maliki carece de capacidad para encabezar un gobierno de unidad nacional.

Se sabe que el Pentágono también ha anunciado el envío de otro barco de guerra al Golfo Pérsico.

Se trata del buque anfibio de transporte USS Mesa Verde, que viene a unirse al portaaviones USS George H.W. Bush dirigido hacia la zona en los pasados días para apoyar eventuales tareas de "protección a ciudadanos e intereses estadunidenses en Irak".

Es conveniente recordar que los intereses estadunidenses son la posesión de las amplias zonas petroleras y su ubicación estratégica en el Medio Oriente.