Argentina defenderá en ONU posición sobre fondos buitre

El ministro de Economía de Argentina, Axel Kicillof, expondrá este miércoles ante la Organización de las Naciones Unidas (ONU) los dilemas en materia de deuda que enfrenta su país, luego de un controvertido fallo judicial de Estados Unidos.

La cancillería argentina explicó en un comunicado que Kicillof fue invitado por el presidente del Grupo de los 77 (G77) más China, el embajador Sacha Llorentty Solis.

Después de ser presentado por el canciller argentino Héctor Timerman, el ministro disertará en la sede de la ONU en Nueva York ante el plenario de 134 países que conforman el mayor grupo de estados miembros del organismo.

Kicillof explicará la reestructuración soberana de deuda, las recientes decisiones judiciales de los tribunales de Estados Unidos y las acciones que lleva adelante Argentina para restructurar sus pagos.

El funcionario también analizará con los representantes del G77 más China las repercusiones que tendrá la resolución de este tema en las reestructuraciones de deuda de los países en desarrollo, así como en el sistema financiero en general.

Argentina está en medio de arduas negociaciones para frenar el riesgo de cesación de pagos que se disparó la semana pasada, luego que la Corte Suprema de Estados Unidos rechazó una apelación en contra de los fondos buitre.

El país enfrenta un dilema, porque si los acreedores no aceptan una renegociación y exigen un pago inmediato de mil 500 millones de dólares, Argentina tendrá que declarar una moratoria ya que no está en condiciones de cubrir esta deuda.

Si el gobierno pagara esa deuda el problema no terminaría, sino que se complicaría, porque de inmediato recibiría demandas de otros acreedores que exigirían pagos inmediatos por hasta 15 mil millones de dólares.

El fantasma de la moratoria se alejó durante el fin de semana, luego que la presidenta Cristina Fernández garantizó que está abierta a una negociación justa y equitativa que le permita pagar al 100 por ciento de sus acreedores.

Los fondos buitre, que especulan con bonos de deuda de países en problemas, representan sólo el 8.0 por ciento de acreedores de Argentina, ya que el 92 por ciento restante si aceptó canjes de deuda realizados en 2005 y en 2010.