La misión de Chile: Asestar derrota a Brasil en los últimos 39 años

La selección de Chile va por la proeza el próximo sábado, la de asestar una improbable derrota al anfitrión Brasil en la Copa del Mundo 2014, situación ultrajante para los de casa, que no la viven desde hace 39 años.

Todo mundo sabe lo degradante que significa para Brasil una derrota de su selección de futbol y más en casa, tanto que brotan las lágrimas que perlan los rostros hasta llegar al llanto, como cuando el nada olvidado "maracanazo".

En aquel lejano 1950, la victoria de Uruguay, gracias al providencial gol de Alcides Ghiggia, significó la coronación de los "charrúas" y la lacerante derrota de los "verdeamarelas".

Por eso, para las selecciones contrarias es una hazaña, una misión casi imposible, salir triunfante sobre Brasil en casa, tanto que la última derrota que sufrió fue el 30 de septiembre de 1975: un 1-3 que le encajó Perú, en la ronda semifinal de la Copa América.

Aquel partido fue en la cancha del Estadio Mineirao de Belo Horizonte, mismo escenario donde los chilenos tratarán el próximo sábado de crecer más que los pentacampeones del mundo, agigantarse ante los de casa, que de por sí no han estado con su futbol a la altura de la grandeza de su historia.

Y es más curioso, porque los chilenos tienen aquí, en Belo Horizonte, su cuartel mundialista, y estarán de "locales", ante un conjunto brasileño que se presenta por primera vez en el Mineirao, en este mundial.