Honduras tiene deuda social con la niñez: Casa Alianza

El Estado de Honduras tiene una deuda social con la niñez porque hay un millón de niños al año sin escuela, sumado al éxodo de infantes que huyen solos del país, advirtió hoy el director de Casa Alianza, José Guadalupe Ruelas.

"La educación es una deuda social del gobierno hondureño con su niñez, no hay cobertura suficiente, no hay calidad en la educación que permita tener la capacidad de la competitividad", dijo el dirigente humanitario en entrevista con Notimex.

De acuerdo con cifras del Instituto Nacional de Estadísticas (INE), 371 mil niños están integrados al mercado laboral, de los cuales el 41.34 por ciento tiene la edad mínima de admisión al empleo.

La representante de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) en Honduras, Rosa Corea, manifestó que el empleo infantil en este país tiene un efecto en el presente y el futuro del menor.

Precisó que al dedicarse sólo al trabajo sacrifica su niñez y futuro al carecer de educación para enfrentar los retos de los adultos.

Ruelas, señaló que pese a que Honduras tiene uno de los presupuestos más altos de la región, este se conduce más hacia satisfacer el "clientelismo político", llenando el aparato educativo de burocracia.

Cada vez más el gobierno se desliga de sus obligaciones con el sector educativo y tiende a dejar en manos de los padres de familia la educación de sus hijos.

El Congreso Nacional anterior, presidido por el ahora presidente de la República, Juan Orlando Hernández, aprobó leyes que dejan la educación en manos de las corporaciones municipales y organizaciones civiles como las iglesias, patronatos y otros grupos.

"Es triste ver como países con los mismos problemas que nosotros en el renglón económico, tienen niveles educativos superiores, como lo es el caso de Cuba, que lo registra la UNESCO", apuntó el dirigente humanitario.

Indicó que en este país centroamericano de 8.5 millones de habitantes, 3.7 millones son menores de 18 años, niñez que nace en medio de maltratos, crece en medio de la desnutrición y sin acceso a los servicios básicos en sus hogares.

"La mala alimentación, dificulta la educación inicial, la primaria, el aprendizaje", advirtió.

A ello se suman los miles de niños que huyen solos del país hacia Estados Unidos, donde ya hay más de 10 mil hondureños en albergues.

Y, agregó, pese a esto, el presidente Juan Orlando Hernández, no consideró viajar a Guatemala a reunirse con el vicepresidente de Estados Unidos, Joe Biden, por encontrarse en Brasil, ya que decidió que era más importante presenciar los partidos de futbol de la selección catracha.

Aunque se temen deportaciones masivas de niños hondureños de Estados Unidos, el gobierno de Honduras no ha implementado una política social contra la pobreza y miseria que abate a miles de hogares y que permite que los jóvenes se unan a pandillas o busquen salir del país.