Pide EUA a kurdos participar en un gobierno de unidad en Irak

El secretario estadunidense de Estado, John Kerry, pidió hoy a los líderes de la región autónoma del Kurdistán en Irak apoyar a Bagdad ante el avance de los rebeldes sunitas y participar en la formación de un nuevo gobierno de unidad nacional.

Durante su reunión con el presidente kurdo, Masud Barzani, y con el líder del principal partido kurdo, la Unión Patriótica del Kurdistán (UPK), Borham Saleh, Kerry los exhortó a participar activamente en el futuro de Irak y en la formación del próximo gobierno".

Subrayó la necesidad de formar un nuevo gobierno que represente los intereses de todos los grupos étnicos y religiosos de Irak como "requisito crucial para cualquier acción que Estados Unidos emprenda" en la crisis que afecta a ese país.

"Cuando los chiítas, los sunitas y los kurdos participen en la formación de un gobierno, Irak será más fuerte y seguro", subrayó Kerry a la prensa durante su visita a Erbil, capital de la región autónoma del Kurdistán iraquí.

Sin embargo, el presidente del gobierno regional kurdo advirtió a Kerry que Irak se enfrenta a una "nueva realidad", después de que el Estado Islámico de Irak y el Levante (EIIL) se ha hecho con el control de una gran franja del oeste del país, incluyendo la ciudad de Mosul.

Culpó de la actual crisis a las políticas sectarias del primer ministro iraquí, el chiíta Nouri al Maliki, quien ha reprimido con violencia las protestas sunitas de los últimos dos años.

"Es muy difícil imaginar que Irak se mantenga unido después de esto", consideró Barzani, quien llamó a al Maliki a renunciar.

Los kurdos, que gozan de una amplia autonomía en el norte del país, han aprovechado el caos de este mes en Irak para expandir su propio territorio y han tomado el control de ricos depósitos petroleros.

Dos días después de que los rebeldes sunitas, dirigidos por el EIIL, lanzaron su ofensiva el pasado 9 de junio al capturar Mosul, las tropas kurdas tomaron el control de Kirkuk, ciudad natal del fallecido líder Sadam Husein y a la que consideran como su capital histórica.

La captura de Kirkuk podría incentivar a los kurdos a buscar su independencia o una mayor autonomía dado que los enormes depósitos de petróleo en esa ciudad podrían generar más ingresos de los que reciben actualmente de Bagdad, según expertos.

En una reciente entrevista con la cadena estadunidense CNN, Barzani reiteró su amenaza de realizar un referéndum sobre la independencia, al argumentar que ya era tiempo de que los kurdos decidan su propia suerte.

"Durante los últimos 10 años, hemos hecho todo lo posible para construir un Irak moderno y democrático pero los esfuerzos no han tenido éxito. Ha llegado el momento de que el pueblo de Kurdistán determine su futuro", dijo.

Tras su visita en Erbil, Kerry viajará a Bruselas para una reunión con los ministros de Relaciones Exteriores de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN).