Genera caso judicial fuerte debate sobre eutanasia en Francia

La autorización pronunciada hoy aquí por el Consejo de Estado francés a favor de retirar los cuidados y dejar morir a un hombre en estado vegetativo desencadenó un fuerte debate sobre la eutanasia en Francia.

En una decisión muy controvertida, la máxima instancia administrativa del país europeo ordenó retirar los cuidados paliativos que se le aplican al joven Vincent Lambert, quien se encuentra en estado vegetativo desde hace seis años.

De acuerdo al Consejo, la decisión de retirarle el alimento de los médicos del hospital de Reims, en el oeste, donde Lambert se encuentra ingresado y sigue un tratamiento que lo mantiene con vida aunque en estado vegetativo, se atiene a la ley francesa.

Los 17 jueces del Consejo dieron la razón al relator del caso que presentó la propuesta de no mantener en vida a Lambert, quien entró en estado vegetativo luego de un accidente de tránsito y cuyas lesiones -según los médicos- son "irreversibles".

El grupo consideró que "sin capacidad de comunicación, con un estado de conciencia degradado y ninguna esperanza de mejora, el mantenimiento de alimentación y de hidratación del hombre sólo tendría como resultado mantenerle artificialmente en vida".

Y de acuerdo al los jueces esa intención "constituye una obstinación irrazonable contraria a la ley francesa".

La sentencia, que implica una eutanasia pasiva, va en contra de la voluntad de los padres del paciente, de 39 años, y quien se encuentra tetrapléjico, informaron medios franceses.

Los progenitores anunciaron este martes, luego de conocerse la sentencia judicial, que apelarán a la Corte Europea de derechos humanos para intentar que su hijo siga siendo alimentado.

La decisión ha enfrentado además a la familia porque su esposa Rachel y una hermana son partidarias de dejarlo morir, según declararon a medios galos.

Un sobrino de Lambert afirmó incluso este día que mantener a su tío en vida en las actuales circunstancias "es sadismo".

De su lado, el abogado de los papás de Lambert, Jerôme Triomphe, defendió la postura favorable a que se mantenga en vida a Vincent, afirmando que el enfermo "no puede decidir y no ha podido pedir nada. Está en el pasillo de la muerte", comentó a los medios.

El caso, la principal noticia del día en Francia, ha despertado de nuevo en el país un debate sobre la eutanasia muy presente desde hace años en la sociedad francesa.

De acuerdo a un sondeo de 2008, 90 por ciento de franceses está a favor de alguna forma de eutanasia, sobre todo en casos de una enfermedad en fase terminal.