Contamina política respaldo a Selección argentina en el Mundial

La política contaminó el respaldo mediático a la Selección argentina porque parte de la oposición espera que el equipo sea eliminado del Mundial Brasil 2014 para echarle la culpa a la presidenta Cristina Fernández de Kirchner.

El futbol se convirtió en un motivo más de disputa entre oficialistas y opositores desde que el gobierno les quitó a empresas privadas el jugoso negocio de la transmisión de los partidos de la liga local y comenzó a subsidiarlo.

Desde entonces son constantes las críticas por los millones que el Estado invierte en la transmisión del deporte más popular del país, aunque los aficionados ganaron porque ya pueden ver los partidos en televisión abierta y sin pagar cuotas extra, como ocurría antes.

En el caso específico de la Selección, poco antes de que comenzara el Mundial el técnico Alejandro Sabella confirmó en una entrevista su simpatía hacia el kirchnerismo, lo que le granjeó inmediatas críticas opositoras.

"El gobierno es el que más ha pensado en un país federal y distributivo, para darle acogida a los que menos tienen", aseguró el entrenador, quien también reivindicó el impulso a la militancia juvenil de Néstor y Cristina Fernández de Kirchner.

Sabella quedó marcado como "el técnico oficialista", y la Selección como un reducto de militantes, pero a diferencia de otros casos, la prensa opositora no pudo volcarse a denostaciones abiertas en vísperas del Mundial para no echarse encima a la afición.

Sin embargo, periodistas opositores si se atrevieron a afirmar que la influencia del gobierno en la Selección era tanta, que Máximo Kirchner, el hijo de la presidenta, había vetado la convocatoria de Carlos Tevez, el jugador más popular de Argentina.

Iniciado el Mundial, arreciaron los rumores sobre supuestas peleas, en particular entre Sabella y el máximo ídolo de la Selección, Lionel Messi, quien criticó el esquema desarrollado por el equipo en el debut ante Bosnia.

El segundo partido frente a Irán, que estuvo empatado 0-0 hasta los 90 minutos para incredulidad y desesperación del público argentino, fue el detonante para que aumentaran las críticas y el clima de desaliento alrededor de la Selección.

Fue tanto el ambiente hostil que se desató en torno al conjunto albiceleste en estos días, que una de las figuras más influyentes del país, el conductor Marcelo Tinelli, convocó hoy a apoyar, como siempre, a la Selección.

Tinelli reconoció que le sorprendía la carga de negatividad desatada en torno al equipo, pese a que ganó sus dos primeros partidos con marcadores de 2-1 ante Bosnia, y el 1-0 frente a Irán con un golazo de último minuto de Messi.