La canciller federal de Alemania, Angela Merkel, analizará con el presidente de Francia, Francois Hollande, el crecimiento económico de Europa, durante una visita de trabajo que realizará este jueves en París.

Ambos gobernantes analizarán los caminos conjuntos que pueden seguir para aumentar la competitividad y el crecimiento económico en Europa, en momentos en que parte de los países de la Unión Europea (UE) confrontan una crisis económica, de la que no escapa Francia.

La reunión Merkel-Hollande es también preparatoria para la próxima cumbre de jefes de Estado y de gobierno de la UE, que centrará su debate en profundizar la unión económica y monetaria.

El encuentro de este jueves será seguido con gran interés por Bruselas, sede de la Comisión Europea, para conocer si Merkel y Hollande logran dar un nuevo impulso al proceso de reformas en Europa.

Tanto Merkel como Hollande se proponen presentar un informe al respecto.

Los gobernantes será acompañados de delegaciones integradas por directivos de consorcios y grandes empresas alemanas y francesas.

El estancamiento económico es uno de los principales problemas que debe afrontar el gobierno de Francia.

Según proyecciones del Fondo Monetario Internacional (FMI), la economía de Francia registró un crecimiento mínimo de 0.2 por ciento en 2012 y estimó que en 2013 será de 0.3 por ciento.

Francia es la segunda mayor economía de Europa, pero sólo creció 0.1 por ciento en el primer trimestre de 2013, mientras su Producto Interno Bruto (PIB) en 2012 fue de 0.3 por ciento.

El estancamiento de la economía está impactando en el presupuesto estatal, que en el primer bimestre de este año fue de 27 mil 100 millones de euros, casi tres mil millones más que en el mismo lapso de 2012.

Mientras, el PIB de Alemania creció en 2012 un 0.7 por ciento, con exportaciones récord y una pronunciada disminución del desempleo. El estimado para este año es de entre 0.3 y 0.5 por ciento.

La Agencia Federal del Trabajo de Alemania informó este miércoles en Nurenberg que la tasa de desocupación bajó de 7.1 en abril pasado a 6.8 en mayo.

El jefe de la fracción parlamentaria del Partido Liberal, Rainer Brüderle, declaró en fecha reciente al diario alemán Bild que el gobierno socialista del presidente Hollande está arruinando a su país cada día más.

El comentario del político liberal demostró poco tacto, pero expresó lo que muchos consideran en Europa.

Brüderle comentó que Francia está tan ocupada consigo misma, que no le queda energía para asumir el papel de ser una de las columnas del liderazgo europeo.