Chile recuerda a Foucault a 30 años de su muerte

A 30 años del fallecimiento del filósofo y pensador francés, Michel Foucault, la Biblioteca Nacional de Santiago de Chile, en colaboración con la Escuela de Sociología, organizó un coloquio en el que participarán académicos de distintas universidades.

El encuentro contará con la participación del académico de la Universidad Arcis, Cristian Daza Viera, con el tema "Michel Foucault y la crisis de la educación: ¿Es posible algo nuevo bajo el sol? Una mirada desde la pedagogía critica", entre otras ponencias de académicos de la Universidad Central de Chile.

Proveniente de una familia con tradición académica en la Medicina, Michel Foucault nació en Poitiers, Francia, el 15 de octubre de 1926.

A los 11 años anunció ante su familia, quienes confiaban en que estudiaría Medicina en un futuro, que quería ser profesor de Historia y su preparación académica comenzó en 1946 cuando entró a la Escuela Normal Superior después de fallar en su primer intento de ingreso.

El pensador francés tuvo una infancia difícil al darse cuenta de que tenía algo distinto al resto de sus compañeros, la atracción física hacia los hombres en la época en la que Foucault se desarrolló era vista como una enfermedad o una degeneración moral, y el haber sido capaz de sobreponerse ante tal condena lo fortaleció para el mundo intelectual que le esperaría.

Su vida se caracterizó por haber estado rodeado de intelectuales como Pierre Bordieu y Jean Paul Sartre, a quienes conoció mientras estudiaba en la Sorbona de París la licenciatura en Filosofía.

Su biografía publicada en "unperroviejo.wordpress.com" indica que fue brillante en una generación de mentes brillantes, y sus maestros, dentro de los que destacan Louis Althusser, Jean Hyppolite y Georges Canguilhem, lo consideraron como "la promesa de su generación".

Después de conseguir los títulos tanto de Filosofía como de Psicología, en 1951, se convirtió en profesor de Psicología en la Escuela Normal Superior, en donde tuvo como alumno a Jaques Derrida.

De acuerdo con información de "antroposmoderno.com", ese mismo año trabajó en el Hospital Psiquiátrico de Saint Anne, aparte de dedicarse al estudio de diferentes manifestaciones artísticas como el surrealismo.

El acercamiento que tuvo con distintos desórdenes mentales cuando trabajó en el Hospital Saint Anne, lo llevó en 1961, a escribir una de sus obras más representativas, "Locura y Civilización: Una historia de la locura en la edad de la Razón".

Dentro de sus influencias más evidentes se encuentran Friedrich Nietzsche, Martin Heidegger y Sigmund Freud.

La vida y filosofía de Foucault también se vio inmersa en la política. Llegó a formar parte del partido comunista, aunque debido a su pensamiento poco ortodoxo abandonó el partido a poco tiempo de su ingreso, por lo que sus posiciones políticas escandalizaban tanto a los conservadores como a los progresistas.

En 1966, escribió el ensayo "Las palabras y las cosas", en el que desarrolló una importante crítica al concepto de progreso de la cultura, al considerar que el discurso de cada época se articula alrededor de un "paradigma" determinado.

Según "biografiasyvidas.com", en una segunda etapa, Foucault dirigió su interés hacia temas como el poder, siendo "Vigilar y castigar", su obra más representativa al respecto. En ella realiza un análisis de la transición de la tortura al encarcelamiento como modelo social punitivo.

Su brillante pensamiento lo llevó a ocupar en 1971, el puesto académico más prestigiado de Francia, la cátedra en Historia de los Sistemas de Pensamiento del Collège de France. Además, en su última etapa desarrolló el tema de la sexualidad en publicaciones como "Historia de la sexualidad, Volumen I: Introducción", "El uso del placer" y "La preocupación de sí mismo".

El transcurso de la obra de Michel Foucault, poco a poco se fue acercando al ideal de vida del intelectual francés, quien logró dejar todos sus temores atrás y expresar su verdadera personalidad. Murió a causa de Sida el 25 de julio de 1984.