El filósofo, poeta, ensayista, dramaturgo e historiador francés Voltaire, considerado una de las figuras principales de la Ilustración, que luchó contra la ignorancia, el fanatismo y la intolerancia a través de las letras, murió hace 235 años, el 30 de mayo de 1778.

Nació el 21 de noviembre de 1694 y fue bautizado como Francois Marie Arouet. Durante su infancia estudió en el colegio jesuita Louis le Grand de París, al cual ingresó con 10 años de edad y concluyó siete años después.

En 1713 se trasladó a La Haya, Holanda, donde fungió como secretario de la Embajada francesa hasta que se vio obligado a regresar a su ciudad natal por problemas con un refugiado hugonote, según su biografía publicada en el portal www.biografiasyvidas.com.

Para 1718 comenzó a escribir la tragedia de "Edipo", así como una serie de versos dirigidos contra del gobierno parisino, que le valieron la reclusión en la Bastilla y posteriormente el destierro a Chatenay (comuna francesa), en donde adoptó el seudónimo Voltaire.

En 1726 fue ingresado por segunda ocasión a la prisión de La Bastilla por un altercado con un noble, aunque cinco meses después recobró su libertad y se trasladó en calidad de exiliado a Gran Bretaña en 1726, en donde fue muy bien recibido.

Durante los tres años que permaneció en ese país, tuvo la oportunidad de participar en la corte de Londres y en algunos de los medios literarios comerciales más importantes de la ciudad, mismos que influyeron de manera considerable en su pensamiento.

En 1728 publicó "La Henriade" y dos años después concluyó la puesta en escena "Bruto", la cual fue un éxito casi inmediato. En 1731, con la "Historia de Carlos XII", criticó algunos de los problemas sociales de la época, que más tarde retomaría en sus "Cartas filosóficas", publicadas en 1734.

La tolerancia religiosa y la libertad ideológica fueron los ejes principales presentes en "Cartas filosóficas", obra basada en la permisividad inglesa que criticaba de forma contundente el papel del cristianismo y el fanatismo dogmático en la sociedad.

El gobierno no tardó en reaccionar ante sus críticas y ordenó su detención inmediata, por lo que Voltaire se vio obligado a refugiarse en el castillo de Émile du Chatelet, una de las mujeres con las que sostuvo una larga relación sentimental y amorosa.

Durante su reclusión en el castillo en compañía de Chatelet, trabajó en "La filosofía de Newton", obra en la que resumió y tradujo al francés gran parte de los avances en el campo de la física realizados por el científico británico.

En esa misma época escribió la tragedia "Zaire" y "Adelaide du Guesclin", con las cuales se ganó la enemistad de los ambientes literarios parisinos. En 1745 fue introducido en la corte de Luis XV bajo el título de historiógrafo real y un año después ingresó a la Academia Francesa.

Hacia la década de los 50 del siglo XVIII se enemistó con el literato Crebillon, a quien trató de desacreditar al escribir sobre los mismos temas, situación que le conllevó la pérdida de prestigio en la corte.

Se trasladó a Potsdam, Austria, para ingresar a la corte de Federico II en 1750, mismo año en el que comenzó a escribir "El siglo de Luis XVI", libro que publicó un año después; "Micromégas" en 1752 y una serie de cuentos bajo el título "Zadig".

Tras una larga carrera en el ámbito político y literario regresó a París en 1778, ciudad en la que murió unos meses después, el 30 de mayo de ese año. Sus restos fueron exonerados y trasladados al Panteón en Roma 13 años después.