El Papa Francisco decidirá, en última instancia, cual será el futuro de los Legionarios de Cristo y del movimiento "Regnum Christi", ambas instituciones sometidas a un proceso de reforma ordenado por Benedicto XVI como consecuencia de los escándalos de su fundador, Marcial Maciel Degollado.

La oficina de prensa de la congregación en Roma dio a conocer este miércoles los detalles de la reunión de 45 minutos que sostuvieron, el pasado lunes 27 de mayo, Jorge Mario Bergoglio y el delegado pontificio responsable de la reforma de esa obra religiosa, el cardenal Velasio De Paolis.

En una nota estableció que durante el encuentro el purpurado informó al Papa los avances en la elaboración de unas nuevas constituciones de la Legión de Cristo, que serán presentadas a un Capítulo General extraordinario previsto para inicios de 2014 y en el cual también se elegirá un nuevo gobierno general de la congregación.

Asimismo refirió que el Regnum Christi tendrá un estatuto que regule la vida de los miembros y su relación con los legionarios, y que éste contará con la aprobación del Capítulo y de las asambleas de los consagrados, de las consagradas y una asamblea general de todo el movimiento.

"El resultado final del camino de renovación recorrido por el Regnum Christi y la Legión de Cristo de la mano del delegado pontificio será presentado al santo padre, a quien corresponde tomar las decisiones en última instancia", apuntó la comunicación.

El proceso de reforma de esta familia religiosa, nacida en México hace más de 70 años, ha avanzado en medio de incertidumbre, esperanza, tribulaciones y un significativo éxodo de integrantes.

No ha sido fácil desterrar el arraigado influjo del fundador Marcial Maciel, culpable -entre otras cosas- de abusos sexuales contra menores y de haber procreado hijos con amantes.

Muchos sacerdotes, inconformes con el rumbo que ha tomado la congregación, han decidido abandonarla. Unos 123 de ellos pidieron su salida en los últimos cuatro años; actualmente los sacerdotes legionarios en activo suman 953, pero 48 de ellos se encuentran fuera de sus comunidades en procesos de discernimiento.

Para algunos de ellos, consultados por Notimex, los cambios impulsados por De Paolis resultan insuficientes y los consideran más bien cosméticos. Aseguran que la mentalidad interna no ha cambiado y que todavía prevalecen actitudes propias del tiempo de Maciel.

Una opinión que pareció ser reconocida, aunque de manera ambigua, por los propios superiores tanto de la Legión como del Regnum Christi, quienes acaban de enviar a todos los miembros una carta para animarles a rezar por una verdadera renovación interna, para que se dejen atrás las divisiones y el rencor.

Como preparación al Capítulo General de 2014 invitaron a todos a sumarse a una novena dedicada al Sagrado Corazón de Jesús. La misiva fue firmada por Sylvester Heereman, vicario de los legionarios; Gloria Rodríguez y Jorge López, responsables de las ramas femenina y masculina del Regnum Christi respectivamente.

En el texto aseguraron que muchos miembros "han experimentado nuevos pesares", que han perdido "la frescura de la vocación", que se han causado "heridas unos a otros" y ha "decaído la estima y la confianza mutua, tan necesarias para una vida de familia".

"A esto se suma el dolor por quienes por sentirse defraudados o bien como resultado de un camino personal, han optado por dejar la vida consagrada o el compromiso apostólico en el Regnum Christi", agregaron.

Asimismo aceptaron que para un verdadero cambio no basta aprobar estatutos que se limiten a "hacer una revisión superficial", sino emprender un itinerario personal y comunitario para "renovar el amor".

Advirtieron que para lograrlo se requiere "salir al encuentro de quienes se sienten heridos o se han alejado", e insistieron: "Necesitamos cultivar el deseo de aprender a perdonar y la humildad para pedir perdón, para no vivir presos del rencor".

Añadieron que pretenden concluir el próximo Capítulo General "habiendo puesto las bases para superar lo que ha de purificarse en nuestra mentalidad y costumbres".

"Queremos renovar nuestro compromiso personal e institucional de llegar comprometidos a poner nuestros talentos al servicio de la Iglesia con humildad, gratitud y entusiasmo. Y desde luego estamos decididos a seguir saliendo al encuentro de todos aquellos que han sufrido más", establecieron.