Crecimiento económico, tarea pendiente de México, señala Videgaray

La gran asignatura pendiente del país es el crecimiento económico sostenido y el reto es implementar reformas estructurales que se traduzcan en beneficios tangibles y reales para los mexicanos, señaló el secretario de Hacienda, Luis Videgaray Caso.

Entre 1981 y 2013 la economía mexicana creció solamente a una tasa de 2.4 por ciento en promedio al año, "y si vemos únicamente los últimos 13 años; es decir, de 2001 a la fecha a 2013, la economía creció apenas a 2.3 por ciento", indicó.

Durante la Tercera Reunión de la Red Parlamentaria Global de la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE), explicó que quiere decir "que pese a que hemos ganado las batallas de la apertura y la integración a la globalidad y de la estabilidad, la gran asignatura pendiente sigue siendo el crecimiento económico".

"Y el crecimiento económico sostenido que pueda realmente transformar el nivel de vida de una nación se logra a través de incrementos también sostenidos en la productividad", ponderó el titular de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP).

En ese contexto, expuso que en México la tasa de crecimiento de la productividad promedio en los últimos 30 años es negativa, el promedio de crecimiento de la productividad es de menos 0.7 por ciento al año.

"Así que el reto del crecimiento es el reto de la productividad, elevar nuestra productividad y hacerla accesible a todas las regiones, a todas las industrias y sectores de la economía, esto es democratizar la productividad", advirtió.

Para ello México, resaltó, con el liderazgo del presidente Enrique Peña Nieto, y con un trabajo extraordinario del Congreso de la Unión, el Senado de la República y la Cámara de Diputados han tomado la decisión de transformarse, de hacer cambios profundos en su estructura económica.

Además en materia laboral, de competencia económica, telecomunicaciones, el mercado financiero, fiscal y, por supuesto, de energía con un propósito fundamental, incrementar la productividad de forma sostenida, que se traduzca en mayor crecimiento y en mejores remuneraciones para las y los trabajadores mexicanos.

Ante el secretario general de la OCDE, José Ángel Gurría, dijo que en este camino, han contado con un aliado importantísimo y enormemente útil, que ha sido la organización.

Ahora el reto de la implementación es hacer, enfatizó, que estas reformas que el Congreso de la Unión ha permitido se logren, se traduzcan en beneficios tangibles y reales para los mexicanos.

Frente al presidente Enrique Peña Nieto insistió en la necesidad de "elevar nuestra productividad y hacerla accesible a todas las regiones, a todas las industrias y sectores de la economía, esto es democratizar la productividad".

En estos 20 años en los que México se incorporó a la OCDE ocurrió una transformación profunda de la economía, al pasar de una economía cerrada, a una de las más abiertas al mundo, enfatizó.

"Una economía abierta al comercio, a la inversión y a los flujos de los mercados financieros. En materia comercial tenemos ya acuerdos de libre comercio con 45 naciones", refirió.

Finalmente, comentó que en ese lapso también los mexicanos lograron algo que parecía para muchos imposible, "logramos convertirnos en una nación con estabilidad macroeconómica, que superó las crisis recurrentes que teníamos de inflación, devaluación y generación de pobreza".