Envía Hezbolá más combatientes a Siria pese a ultimátum de rebeldes

El grupo chiíta libanés Hezbolá envió más combatientes a Siria para reforzar a las tropas del régimen de Bashar al-Assad, a pesar del ultimátum de 24 horas lanzado por los rebeldes sirios para salir y dejar de intervenir en el conflicto sirio.

El Hezbolá y la Guardia Republicana siria han enviado refuerzos a la ciudad de Qusair, cercana a la frontera con Líbano, para apoyar a las fuerzas sirias que luchan contra los rebeldes por el control de esa entidad, informó el Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH).

Aviones de combate del régimen sirio bombardearon este miércoles zonas rebeldes de Qusair, mientras las fuerzas terrestres se preparan para lanzar el asalto sobre la ciudad, según el OSDH, citado por la cadena árabe Al Arabiya.

Más de 140 combatientes de Hezbolá han muerto en los últimos meses en Siria, la mayoría en la ciudad de Qusair, escenario de una ofensiva lanzada este mes por las tropas del presidente al-Assad contra los rebeldes con el fin de recuperar el control de la estratégica ciudad.

Qusair, de unos 20 mil habitantes y sitiada desde hace semanas por las fuerzas gubernamentales, es considerada una localidad estratégica, ya que pueden llegar armas y combatientes para los rebeldes desde Líbano.

El envío de refuerzos tiene lugar un día después de que el rebelde Ejército Libre de Siria (ELS) dio a los combatientes de Hezbolá un plazo de 24 horas para poner fin a su participación en el conflicto sirio o de lo contrario amenazó con tomar represalias.

"Si los ataques de Hezbolá contra territorio sirio no llegan a su fin en 24 horas, tomaremos todas las medidas necesarias contra el grupo, incluso en el infierno", dijo el comandante del ELS, el general Salim Idriss, en declaraciones a Al Arabiya.

En tanto, el Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas se pronunciará este miércoles sobre un proyecto de resolución que condena "la intervención de combatientes extranjeros" en Qusair.