Para mexicanos en Costa Rica el Tricolor jugó con corazón

Mexicanos radicados en Costa Rica dijeron esta tarde que el partido mundialista entre México y Croacia fue emocionante y que el Tricolor jugó con el corazón para ganar 3-1 y avanzar a los octavos de final de la Copa del Mundo Brasil 2014.

El árbitro central, el uzbeco Ravshan Irmatov, omitió sancionar un penal a favor de México, luego de que un jugador croata tocó el balón con la mano dentro del área chica, pero pese a eso, el cuadro mexicano clasificó a la segunda ronda del torneo.

La clasificación estaba en duda, pero se logró, coincidieron en señalar, en diálogos individuales con Notimex, en el Instituto de México -la sede cultural de la embajada de ese país en Costa Rica-, donde siguieron el partido televisado en vivo desde Brasil.

"¿Qué te puedo decir? Un buen partido. Excelente", aseguró el empresario y dirigente de la comunidad mexicana local, José "Pepe" Mejía, organizador del encuentro de sus compatriotas en la sede diplomática.

"La combinación que tuvo toda la selección" fue buena, el equipo "luchó, luchó, hasta que se logró".

"Tenemos al (...) árbitro: no nos marcó un penalti, de esa mano, que debió de haber sido", señaló.

"Pero, no importa", expresó, para agregar que "ahí estamos, en la siguiente (fase de octavos de final)".

Por su parte, Javier Celma, representante de una empresa comercializadora de materiales de construcción, y uno de los más entusiastas fanáticos en el lugar, mencionó que "esto estaba en duda".

Sin embargo, "ahí vamos, ahí vamos", expresó.

"¿Hasta dónde?", preguntó, para responder que "no importa".

El de hoy, fue "un partido muy, muy peleado, muy cerrado, pero, va creciendo, todo esto va creciendo", señaló.

"Este es un juego que se mueve con las piernas, pero, principalmente, con el corazón", reflexionó.

"Alguna vez, yo puse en el Facebook mío, yo dije: 'no importa los partidos, siempre y cuando juguemos con dignidad'", y "este es un partido digno, digno y con cabeza", planteó.

En opinión de Bobby, quien se desempeña, laboralmente, en un restaurante de comida mexicana, el Tricolor cumplió "un partidazo de emoción", además de "muy bonito, porque pasamos, ya, también" a la siguiente etapa del campeonato mundial.

"Pensábamos que no pasábamos (...) estábamos entre que sí, o no, pero gracias a Dios, pasamos, con mucho corazón", subrayó.

Para Patricia Nápoles, esposa de Bobby, "estuvo cardiaco, el partido", un juego que "me encantó".

"Yo creo que vamos a estar en un buen lugar", en el torneo, porque "vamos a seguir", pronosticó.

Entretanto, el embajador de México en Costa Rica, Fernando Baeza Menéndez, dijo que "yo no soy un experto en el futbol, pero los resultados están ahí".

"Los resultados nos hablan, es el mejor lenguaje", aseguró.

"¿Qué nos viene a demostrar?", preguntó, respecto a la clasificación del equipo mexicano, lo mismo que del costarricense y el estadounidense.

"La gran calidad de futbol que se está jugando en Concacaf (Confederación Norte, Centroamericana y del Caribe de Fútbol)", respondió.

"De cuatro selecciones (las mencionadas y la hondureña), tenemos tres selecciones ya clasificadas (aunque Estados Unidos no del todo)", precisó.

"Eso quiere decir que tenemos un excelente nivel de juego, que fuimos dignamente representados por tres espléndidas selecciones", planteó el diplomático.

"Los triunfos han sido sufridos, pero indiscutibles", subrayó el embajador.

Aproximadamente un centenar de mexicanos se reunieron esta tarde, en el Instituto de México, para seguir, emocionados, el desarrollo del partido televisado en vivo.

La mayoría vistiendo la camiseta del Tri, un alto número con los colores de México y del equipo (rojo, blanco, y verde) pintados en las mejillas, luciendo sombreros y gorras tricolores, el grupo coreó consignas de aliento a su cuadro.

"¡México!, ¡México!, ¡México!" -grito acompañado, cada vez, por tres breves y rítmicos aplausos, y el tradicional "¡Sí, se puede!", fueron escuchados reiteradamente, por las afición reunida en los que Mejía describió, a Notimex, como "el Estadio Azteca de Costa Rica".

Cada gol fue celebrado a nivel de delirio creciente, y, en todos los casos, a continuación, se oyó la entusiasta y esperanzada solicitud de "¡Otro!, ¡Otro!, ¡Otro!".

Las faltas cometidas por jugadores croatas fueron objeto de silbidos y abucheos reprobatorios, lo mismo que la falta croata del penal, en el minuto 18 del segundo tiempo.

Las jugadas del equipo europeo a balón parado -principalmente tiros libres y saques de meta- fueron acompañados por la tradicional agitación de manos y el habitual grito, que en los últimos días causó polémica hasta en la FIFA.

Y la expulsión de un jugador de Croacia, cuando el partido estaba próximo a finalizar, fue, igualmente, generadora de la colectiva exclamación.

Una particularmente entusiasta fanática del Tri, sentada junto a este corresponsal, quien se sumó, invariablemente, a las expresiones colectivas, reaccionó, ante la imagen, en la pantalla de grandes dimensiones, de una angustiada pareja croata: "lloren!".

Las emociones fueron acompañadas, antes, durante y después del juego, por tacos y cerveza mexicanos.

Ahora México se medirá el próximo domingo a Holanda en la ronda de octavos de final, tras superar el Grupo A, que conformó junto a Brasil, Camerún y Croacia.