Sureste se une a festejos por pase de México a octavos de final

Miles de seguidores de la Selección Mexicana se congregaron en espacios emblemáticos de las principales ciudades del sureste del país, para celebrar el sexto pase consecutivo del Tricolor a los octavos de final en un Mundial.

En esta capital, familias completas, incluso con bebés en brazos, se reunieron en el Monumento a la Patria para vitorear a los seleccionados mexicanos con banderas, matracas y cornetillas al grito de "Holanda va a probar el chile nacional".

En las calles en torno a la glorieta del monumento, las autoridades de la Secretaría de Seguridad Pública cerraron la circulación vehicular para evitar accidentes.

Como parte de los festejos, un hombre se arrojó de un árbol de unos cinco metros para que lo recibiera un colchón de aficionados, sin que resultara lesionado.

En Quintana Roo, los aficionados al futbol y turistas se reunieron en las plazas más importantes para festejar el triunfo 3-1 de la selección mexicana sobre su similar de Croacia.

En Cancún, los festejos se concentraron en la glorieta donde se cruzan las avenidas Cobá y Tulum, conocida como "El Ceviche".

En ese punto, apenas concluyó el partido entre México y Croacia, la gente comenzó a reunirse para festejar sin importar las elevadas temperaturas que se registraron a esa hora y que según las autoridades superó los 27 grados centígrados.

En Playa del Carmen, el principal punto de festejo fue el parque "Lázaro Cárdenas" de la colonia Colosio, donde las autoridades prepararon la transmisión del partido en pantallas gigantes, que desde el segundo tiempo siguió el gobernador Roberto Borge Angulo.

En Chetumal, policías estatales desplegaron una operación especial en las inmediaciones de la glorieta a Lázaro Cárdenas, para evitar desmanes por el triunfo de la selección mexicana en la Copa del Mundo de Brasil 2014 y que le permitió su pase a la segunda ronda del torneo.

Antes, como en el resto del país y por espacio de 90 minutos, las vialidades tuvieron poco movimiento y la actividad se concentró en restaurantes y centros de consumo, donde la gente pudo ver el partido de futbol por televisión.

En Campeche, decenas de personas se congregaron en torno al monumento a Justo Sierra, que se ha convertido en lugar de concentración en esta justa mundialista, además de que los bares y en los hogares campechanos fueron centros de reuniones.

Terminado el partido, en grupos, jóvenes ataviados con los colores de la selección acudieron a la glorieta y después recorrieron el malecón de la ciudad capital.

También se observaron pequeños grupos de jóvenes que se congregaron en casas particulares.

Algunos bares, que habían sido clausurados el fin de semana, pagaron la multa de cuatro mil 400 pesos por trabajar fuera de horario, para operar a la hora del partido, aunque la Secretaría de Finanzas les advirtió que por reincidencia pagarían hasta 40 mil pesos.

La directora de Ingresos de la Secretaría de Finanzas, Rosa Elena Uc Zapata, confirmó que fueron multados diversos bares, cuyos propietarios ayer mismo pagaron para abrir en el partido México ante Croacia.