California sacudida por triunfo de México ante Croacia

El triunfo de México ante Croacia por 3-1 en la Copa del Mundo Brasil 2014 emocionó en grande a sus seguidores fuera de su país y estremeció a California, el estado en donde existe el mayor número de mexicanos en el exterior.

De polo a polo en el estado, la mayoría de los mexicanos estuvieron pendientes de la transmisión del encuentro de México, que buscaba su pase a los octavos de final.

Los cruces fronterizos de San Ysidro y Otay, durante la transmisión del partido, prácticamente estuvieron desolados de vehículos, lo que fue reportado por medios locales.

En la Plaza México de Los Ángeles, que se ha convertido en el epicentro en el que se congrega el mayor número de mexicanos a presenciar la transmisión gratuita en pantalla gigante, la fiesta se hizo en grande.

Mientras estaba el partido, reclamos a decisiones arbitrales en el inicio del cotejo se sumaron a las celebraciones y gritos que explotaron desde que cayó el primer gol mexicano.

La afición estremeció cuando, al mismo tiempo que los jugadores, entonaba el Himno Nacional a una sola voz para enchinar la piel.

Los gritos y la expresión verbal al despeje del portero rival, fueron la extensión de una presión para el equipo croata desde California y a miles de kilómetros de distancia de la Arena Pernambuco.

Aquí no había uniformes, ni seguidores croatas, todos eran mexicanos lo que se veía con playeras verdes, blancas y rojas, pelucas tricolores y de Guillermo Ochoa, y hubo hasta quienes portaba orgullosos el trofeo de la FIFA.

Al mismo tiempo autoridades de la ciudad de Lynwood desplegaron un impresionante operativo de seguridad con policías a pie, en patrullas y hasta supervisión con helicópteros.

De igual forma restaurantes de comida mexicana se vieron atiborrados de seguidores y hasta instalaciones de los consulados mexicanos transmitieron el partido, mientras se ofrecían servicios al público.

"Se vale soñar. Al principio del Mundial nadie creía que México avanzaría, ahora aunque vayamos con uno de los favoritos el sueño sigue", expreso un eufórico Martin Muñoz en la Plaza México.

Al termino del partido y como prolongación del Ángel de la Independencia, de la Ciudad de México, en la réplica más pequeña que hay aquí, decenas corrieron a su alrededor con la bandera y con gritos del "¡Mexico, Mexico!".

Martha Solís, quien traía una imagen de la Virgen de Guadalupe no dejaba de besar la figura, dándole las gracias por el milagro de este día. "Esperamos que también nos lo haga el domingo (ante Holanda)".

Esta es la sexta ocasión de las Copas del Mundo en que México avanza a la segunda ronda sin ser anfitrión del torneo, pero nunca ha pasado a los cuartos de final.