"Que nos traigan a Holanda de una vez": afición mexicana

La confianza de la afición mexicana estalló y se desbordó en el segundo tiempo del encuentro de México ante Croacia con los tres goles que anotó el representativo nacional.

El júbilo no cabía en la plaza de armas con el primer tanto, ese grito que ya se había contenido durante 71 minutos, hizo retumbar al 72 todo el lugar con el 1-0 de Rafael Márquez.

El nerviosismo por superar la fase de grupos se transformó en una fiesta y la calificación se saboreó como una victoria sobre un conjunto, que ya se había encargado de calentar el encuentro previamente con declaraciones.

El compromiso término por convencer a los más asépticos con los tres goles que el combinado mexicano propinó a los europeos y que convirtieron al Zócalo en una verbena tricolor.

"Cielito lindo" se entonó al final del partido por una parte del público, que se estacionó sobre la calle Madero, la cual también escuchó múltiples porras y aplausos, mientras que otros optaban por caminar al Ángel de la Independencia, epicentro de la celebraciones futbolísticas.

"Que nos traigan a Holanda de una vez", gritaba un joven que era el reflejo de una afición hoy crecida y envalentonada por retar a uno de los favoritos de la Copa del Mundo Brasil 2014.