En México hay un rezago en materia de políticas de combate al tabaquismo respecto a otros países de América, e incluso se viola el Convenio Marco para el Control del Tabaco que establece espacios 100 por ciento libres de humo y del cual México es parte, indicó Rafael Camacho Solís.

En entrevista para Notimex el director general del Instituto de Atención y Prevención de Adicciones (IAPA) sostuvo que México lleva nueve años, desde que ratificó el convenio en 2004, "violando una ley de orden superior por no cumplir la Ley General de Control de Tabaco".

De cara a la conmemoración del Día Mundial del Tabaco, y ante datos de la Encuesta Nacional de Adicciones que señalan que en México mueren 165 personas cada día por causas atribuibles al cigarro, el doctor señaló que en el país aún no hay un completo cumplimiento del Convenio Marco.

Ese documento busca la reducción de la oferta y demanda del tabaco a través de medidas como el aumento de precios e impuestos al producto, evitar el consumo en espacios públicos, prohibición de publicidad, control del comercio ilícito y prohibición de la venta a menores de edad, entre otras.

Al respecto el funcionario consideró que si existiera voluntad para combatir este problema "no sería necesario modificar la ley, porque amparado en la ratificación del Convenio, el Ejecutivo podría establecer que en el país todos los espacios deben estar libres de humo de cigarro".

De acuerdo con el informe sobre el Control del Tabaco para la Región de las Américas 2011, de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), México es uno de los países del continente con niveles más bajos en materia de espacios ciento por ciento libres de humo.

De acuerdo con el director del IAPA, a pesar de los avances que se han logrado en materia de combate al tabaquismo aún hay pendientes y entre ellos mencionó que no existe una regulación adecuada sobre la publicidad del producto, la venta unitaria continúa, y prevalece el mercado negro.

Sobre la situación del consumo de cigarros en la capital del país, la Encuesta Nacional de Adicciones señala que en el Distrito Federal se fuma más que en cualquier otra entidad, ya que casi dos millones de personas lo hacen, entre ellas un significativo porcentaje de jóvenes y mujeres.

Rafael Camacho indicó que de acuerdo con la Encuesta sobre el consumo de Tabaco en Estudiantes de Secundaria y Preparatoria de la ciudad, entre 2009 y 2012 disminuyó en uno por ciento entre los alumnos de estos niveles, aunque se mantiene en rangos preocupantes.

Coincidió con expertos y organizaciones civiles en que lo que se requiere es que la autoridad haga cumplir las leyes y sancione, pues "las leyes se cumplen en el tamaño de la multa y la posibilidad de que me cachen", por lo que si se sanciona fuertemente se cumplirá la ley.

Respecto a la labor que realiza el Instituto, su director explicó que éste se encarga de revisar que los centros de atención cumplan con la normatividad para otorgarles un registro, e incluso si la calidad de atención de los centros es de excelencia se pide a la Federación entregarles un reconocimiento.

Como parte de sus tareas, también ha capacitado a personal de la Secretaría de Salud local, de las unidades de primer nivel de atención, para que realicen acciones de prevención, detecten si los pacientes consumen algún tipo de sustancias, no sólo tabaco, y puedan apoyar con consejería o los canalicen a centros de tratamiento especializado.

En este marco, el doctor Camacho Solís subrayó que debe hacer un trabajo integral e interdependencial para atender este problema de salud, así como el consumo de otras sustancias nocivas.

En vísperas de la conmemoración del Día sin Tabaco llamó al Congreso de la Unión a analizar y en su caso aprobar las iniciativas de reforma que se han presentado sobre la Ley General del Control del Tabaco para dar cumplimiento al Convenio Marco.

A los funcionarios los exhortó a ejercer acciones de gobierno, que vigilen que las leyes se cumplan y sancionen a los establecimientos y personas que violen las leyes, ya que "eso es construir ciudadanía, cultura de la legalidad y nos ayudará a todos".

Finalmente, pidió a la ciudadanía tener conciencia de que el cigarro es una de las drogas que mata a más personas, además de que "es la puerta de entrada" al consumo de otras que ocasionarán afectaciones severas a la salud.