El "número dos" del Talibán paquistaní, Waliur Rehman Mesud, habría muerto en el ataque de hoy de un avión no tripulado de Estados Unidos, en la norteña región paquistaní de Waziristan, informaron fuentes locales.

Fuentes de inteligencia paquistaníes infomaron que el subjefe del Tehrik-i-Taliban Pakistan (TTP) y comandante de la zona de Mesud, Waliur Rehman Mehsud, está entre las siete víctimas del ataque de esta madrugada de un drone estadunidense en el área de Chashma Miramshah.

Entre las víctimas del ataque, además del número dos del talibán paquistaní estaría su ayudante Fahkr-i-Alam y otros cinco militantes del TTP, identificados como Nasarullah, Shahabuddin, Adil Nasiruddin, Fakhr-i-Alam y Saeedur Rehman, según un reporte de la cadena Dawn.

De acuerdo con la cadena privada, el talibán paquistaní aun no ha emitido ninguna declaración para confirmar o desmetir la muerte de su segundo comandante superior, quien había sido postulado como posible sucesor de Hakimulá Mehsud al frente de grupo.

Fuentes de la Inteligencia, indicaron por su parte, que cuentan con información creíble sobre el terreno que siete militantes del TTP habrían muertos en el bombardeo estadunidense, entre ellos un alto líder, que podría ser Rehman, aunque están verificando la información.

El avión espía estadunidense dirigió su ataque contra una casa en la zona de Chashma Miranshah, la principal ciudad de Waziristán del Norte, bastión del talibán paquistaní y de militantes vinculados a la red Al Qaeda, en la frontera afgana.

El bombardeo fue el primero desde las elecciones generales el 11 de mayo pasado en Pakistán y del anuncio del presidente estadunidense Barak Obama sobre su nueva política para el uso de aviones no tripulados, dado a conocer la semana pasada.

Según la nueva política del gobierno estadunidense, los ataque con drones sólo se pueden utilizarse para evitar ataques inminentes, cuando la captura de un sospechoso no es factible y si hay una "casi certeza" de que civiles no serán asesinados, lo que en esta caso se ignora.

El ministerio de Relaciones Exteriores de Pakistán, expresó su condena al ataque, a través de su portavoz Aizaz Ahmad Chaudhry, quien expresó su preocupación sobre los ataque con aviones no tripulados estadunidenses sobre territorio de Pakistán.

"El gobierno de Pakistán ha mantenido consistentemente que los ataques de drones son contraproducentes, implica la pérdida de vidas de civiles inocentes, tienen implicaciones a los derechos humanos y violan los principios de soberanía nacional y el derecho internacional", dijo.