En 2015 iniciaría competencia a la baja en precios de combustible

La propuesta es que como parte de la reforma energética y sus leyes secundarias, a partir de 2015 inicie la competencia a la baja en los precios de gasolina, diesel y gas, informó Miguel Messmacher Linartas.

El subsecretario de Ingresos de la SHCP así lo informó al reunirse en el Palacio Legislativo de San Lázaro con diputados y diputadas de las comisiones unidas de Hacienda y Crédito Público y Presupuesto y Cuenta Pública.

El funcionario de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) expuso cómo podría darse ese importante paso durante su asistencia a la Cámara de Diputados a analizar el paquete de iniciativas de leyes reglamentarias de la reforma constitucional en materia energética.

"Lo que se está proponiendo es que a partir de 2015 tú puedas efectivamente tener competencia a la baja en los precios, y dependerá de que se vaya gestando esta competencia a través de mayor número de estaciones de servicio, mayor número de transportistas, mayores terminales de almacenamiento y más competencia entre ellos", precisó.

Dependiendo de lo anterior es cómo se registrará la baja en los precios de los combustibles de uso diario de la población mexicana, es decir, "que vayan bajando los precios respecto a ese techo máximo que se vaya estableciendo".

Aclaró que no es posible establecer una fecha precisa de cuándo y cómo se va a registrar la reducción en los precios, porque va a depender de las condiciones de competencia que se generen en el país.

"Pero lo que sí se hace de inmediato es abrir la propuesta de que a partir de 2015 podamos empezar a tener competencia a la baja", agregó.

En cuanto al precio de las gasolinas, dijo que se está cuidando el que no pueda haber abusos y se tengan "brincos" desmedidos al alza desde el punto de vista del precio de gasolinas y diesel.

Messmacher Linartas también respondió a los diputados federales sobre la baja en los preciso de gas, y explicó que lo que se esperaría es que en la medida en que se completen gasoductos, que será relativamente pronto, y que aumente la producción de gas en el país, como resultado de la reforma, habrá disminución de precios relativamente rápido.

Otra interrogante de los legisladores fue sobre el tema fiscal de las empresas pública Petróleos Mexicanos (Pemex) y Comisión Federal de Electricidad (CFE).

El subsecretario de Ingresos expuso que el nuevo régimen fiscal de Pemex y de la CFE, planteado en las leyes reglamentarias en materia energética, les permitirá autonomía de gestión y de presupuesto.

Indicó que la autonomía presupuestal para Pemex y la CFE se establecerá en la Ley Federal de Presupuesto y Responsabilidad Hacendaria, en la que se crea un capítulo especial para las Empresas Productivas del Estado (EPEs).

Estas empresas no necesitarán la aprobación de Hacienda para conformar y ajustar su presupuesto anual, y solamente se tendrán que ajustar a dos lineamientos: una meta de balance financiero y un techo de servicios personales, que serán propuestos por la SHCP y decidido por el Congreso.

En la medida que Pemex y la CFE tengan ingresos excedentes, como se plantea ocurra con la apertura al sector privado, lo podrán gastar o reasignar, de acuerdo a sus planes de inversión, siempre y cuando no modifique su balance financiero, detalló.

El subsecretario de Ingresos precisó que en el tema de recaudación fiscal, se plantea que a las EPEs se les cobren menos impuestos y se mantiene la posibilidad de cobrar un dividendo especial.

Este dividendo, agregó, lo determinaría el gobierno federal con la información que aporte el Consejo de Administración de las empresas sobre la rentabilidad de sus operaciones.

La propuesta de dividendos sería incluida en la iniciativa de Ley de Ingresos al Congreso de la Unión.

Aseveró que las iniciativas de leyes reglamentarias subrayan que el Fondo Mexicano del Petróleo transfiera cada año el equivalente del 4.7 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB) al Presupuesto de Egresos de la Federación (PEF), el cual provendrá de los ingresos por concepto de Impuesto Sobre la Renta (ISR) y de excedentes.

Messmacher Linartas puntualizó que los ingresos de ISR que se cobrarán a las empresas que participen en el sector serán dirigidos inmediatamente a la SHCP, mientras que las contraprestaciones por contratos y pago de derechos se destinarán al Fondo Mexicano del Petróleo.

Finalmente, aseguró que están aseguradas las participaciones federales a entidades de la República, ya que se pretende que sigan recibiendo los mismos recursos, inclusive un poco más, según el pago de derechos a empresas privadas y del Estado.