Inicia décimo cuarto foro empresarial de El Salvador

El XIV Encuentro Nacional de la Empresa Privada (ANEP) 2014 de El Salvador inició hoy con su principal propuesta de crear zona de progreso con leyes que los exoneren de impuestos para incrementar la competitividad en el país.

Durante el evento de un día, que congrega al experto internacional de "Ciudades charter en el mundo", Paul Romer, la Asociación Nacional de la Empresa Privada (ANEP), organizadora del foro, propuso 29 iniciativas en el plano laboral y empresarial.

Los líderes de la ANEP, presentarán las propuestas de trabajo al presidente de El Salvador, Salvador Sánchez Cerén, quien asistirá más tarde al foro que reúne a empresarios locales y expertos internacionales.

El presidente de la gremial, Jorge Daboub, explicó en las zonas geográficas de desarrollo que promueven, los empresarios invertirían con la finalidad de impulsar el crecimiento económico.

Resaltó que esta modalidad de zona de desarrollo se aplica en Honduras y para ello se busca intercambiar experiencia con funcionarios de ese país que participan en el ENADE.

El presidente de Honduras, Juan Orlando Hernández, había sido invitado por la ANEP a disertar en dicho cónclave y aunque confirmó su participación, al final declinó viajar a El Salvador.

La visita que haría el mandatario hondureño al país fue calificada de "mal gusto" por los congresistas salvadoreños, bajo el argumento de la ocupación de la Isla Conejo por parte de Tegucigalpa y porque Hernández se negó a participar en la toma de posesión de Sánchez Cerén.

Según Daboub, esta iniciativa requiere de una serie de reformas para legalizar las zonas de desarrollo de progreso, como normativas a los procedimientos aduanales, facilidades para invertir y seguridad jurídica, entre otras.

Por su parte, Romer, consideró que El Salvador "debe pensar y llegar a un acuerdo sobre cuáles son las zonas más importantes y considerar si hay otros gobierno u otros socios que pueden ayudar a desarrollar estas zonas y la sociedad entera".

No obstante, afirmó que no se puede obligar a nadie a pertenecer a las mismas o presionar a otros para que se incluyan en el proyecto.