Pobladores de la región amazónica de Ucayali, en Perú, quemaron un vehículo de la policía, horas después que Sendero Luminoso lanzó un llamado a los comuneros de la selva para frenar la erradicación de la hoja de coca.

Fuentes policiales confirmaron que la unidad fue incendiada en el caserío Santa Cruz, en el distrito de Irazola, provincia de Padre Abad, en el departamento de Ucayali, donde un grupo de agentes llevaría a cabo acciones de decomiso de droga.

El hecho ocurrió poco después que Sendero Luminoso lanzó el martes una intensa campaña entre pobladores del Valle de los Ríos Apurímac, Ene y Mantaro (VRAEM) para impedir la erradicación de los cultivos ilegales de hoja de coca.

La Policía Nacional de Perú informó que los agentes habían llegado a la zona selvática para destruir un laboratorio de pasta básica de cocaína (PBC).

Sin embargo, cuando retornaron a donde dejaron estacionado el vehículo, este estaba ardiendo y los agentes tuvieron que huir en moto-taxis de los pobladores que amenazaban con lincharlos.

Esta es la tercera ocasión en que personas vinculadas al narcotráfico atacan un vehículo oficial, luego de acciones similares en 2006 y en 2010.

El martes, Sendero Luminoso llamó a través de radios comunitarias a rechazar la presencia de agentes antinarcóticos en zonas cocaleras e instó a los comuneros a "organizarse militarmente" y defender las tierras y los cultivos de plantaciones de coca.

El llamado fue realizado por una mujer identificada como la "Camarada Olga", mando militar entre las huestes senderistas, quien pidió "aniquilar" a los policías y militares que participan en programas de erradicación cocalera.