La Comisión Europea (CE) urgió hoy a Francia a tomar medidas para reducir los costos laborales y adaptar el sistema de pensiones con el fin de mejorar su competitividad, señalada como uno de los responsables por la mala situación de su economía.

"Las empresas francesas han sufrido una inquietante pérdida de competitividad durante la última década o, mejor decir, los últimos 20 años", indicó en rueda de prensa el presidente de la CE, José Manuel Durao Barroso.

El Ejecutivo europeo culpa de ello a los elevados costos salariales, la alta protección de los contratos por tiempo indeterminado y un complejo sistema de tributación.

En sus recomendaciones para Francia en materia de política económica, publicadas este miércoles en Bruselas, la CE sugirió simplificar los impuestos para las empresas y disminuir las contribuciones sociales de los empleadores como manera de incentivar la contratación.

También señaló la necesidad de cambiar la edad mínima de jubilación, los periodos de contribución o los regímenes especiales para que el sistema de pensiones francés recobre su sustentabilidad a más tardar en 2020, sin recurrir a un amento en las contribuciones exigidas a las empresas.

El comisario europeo de Asuntos Económicos, Olli Rehen, pidió que Francia presente un plan detallado de reforma en ese sentido antes de que finalice este año.

Para contribuir con la puesta en marcha de esas medidas, Bruselas concedió al país dos años más para corregir su déficit excesivo, que deberá alcanzar el 3.9 por ciento del Producto Interno Bruto este año y el 3.6 en 2014, antes de situarse en el 2.8 por ciento en 2015.