"Miro" Klose alcanzó el "número mágico" de Ronaldo

Brasil conmemoraba el 44 aniversario de la obtención de su tricampeonato mundial de futbol en México 1970 -mismo día y hora, diferente año y lugar-, cuando, discreto y efectivo, un jugador alemán empató una marca impuesta por Ronaldo Luiz Nazario de Lima que, se consideraba, sería imposible igualar.

De padre francés y madre polaca, con cinco goles en Corea-Japón 2002, los mismos que en Alemania 2006 y otros cuatro en Sudáfrica 2010, Miroslav Klose -nacido el 9 de junio de 1978-, con su anotación a Ghana el 21 de junio último, de paso superó a su compatriota Gerard Muller, el "Bombardero" que hizo historia en dos Copas del Mundo.

¿De qué manera se escribió esa hazaña, cuando Klose no estaba considerado en la convocatoria del seleccionador alemán Joachim Low para la Copa FIFA 2014? Cinco goles en la Liga de Italia como jugador del Lazio en el torneo reciente no decían nada al técnico que heredó el cargo de Jurgen Klinsmann.

Y como todo tiene su historia, hay que remontarse a 2002, tres semanas antes de la inauguración de la Copa del Mundo Corea-Japón, cuando el director técnico de Brasil, Luiz Felipe Scolari, entregó a la Confederación Brasileña de Futbol (CBF) la lista oficial de jugadores participantes en el torneo, en la cual no figuraba Romario de Souza.

Al salir de las oficinas de la CBF en la rúa da Alfándega de esta ciudad, un grupo de seguidores del héroe de Estados Unidos 1994 reclamó violentamente a "Felipao" la ausencia de ese "goleador de dibujos animados" -así lo definió Jorge Valdano-, cuyo lugar sería ocupado por Ronaldo.

Sin trono ni reino, una actuación fantasmal en la final perdida ante Francia en 1998 con goles de "Zizou" Zidane y Emmanuel Petit, convulsionado la víspera y alineado por Carlos Alberto Parreira bajo presión de las firmas patrocinadoras de la selección nacional, el "Fenómeno" jugaba entonces en el Inter de Milán.

Dejó atrás al Barcelona, en el que jugó la temporada 1996-97, convertido en máximo artillero de la Liga española con 34 goles, hecho real que le fue premiado por la Federación Internacional de Futbol Asociación (FIFA) como jugador del año.

Ronaldo fue descubierto en el Flamengo en 1993 por "Jairzinho" Ventura -referente explosivo de México 1970- y, luego de dos espectaculares temporadas con el Cruzeiro de Belo Horizonte en las que anotó 44 goles en igual número de partidos, fue llamado por Parreira al Mundial de 1994 como suplente de Roberto Gama "Bebeto".

Carioca nacido el 22 de septiembre de 1976, Ronaldo dejó Brasil, recomendado al PSV Eindhoven de Holanda por Romario, iniciando así una carrera fulgurante que se nubló en Francia, decayó en Italia por lesiones frecuentes y sorprendentemente se recuperó en Corea-Japón, al tomar el lugar de éste, como opción irrebatible de "Felipao".

Anotó dos goles a Turquía, uno a China, dos a Costa Rica, uno a Bélgica y un par más a Alemania en la final de Yokohama, el 30 de junio de 2002, fecha en la que se inició como máximo cañonero mundialista, repartidos en tres ediciones con 15 tantos en su haber.

Esa cifra la alcanzaría con los dos que hizo a Japón y otro a Ghana en Alemania 2006, para dar paso, de 2002 a 2007, a una fase brillantísima de 104 en 177 duelos con el Real Madrid de los "galácticos".

No obstante los ocho tantos logrados en el torneo asiático, a Ronaldo nunca le preocupó la posibilidad de ser alcanzado, como él sí lo hizo al batir los números mundialistas de Muller (14), Just Fontaine (13), "Pelé" (12), Sandor Kocsis y Klinsmann (11).

La lógica decía, y de ello se hablaba insistentemente en Alemania, que con 32 años, "Miro" -su apodo afectivo- no debía ser llamado a "La Mannschaft", mucho menos por tratarse de un delantero suplente del Bayern Munich que solamente había anotado tres goles entre enero y mayo de 2006.

"Es comprensible que Low sienta agradecimiento y nostalgia", decían los rumorólogos, luego de su reparto de diez goles en las Copas del Mundo de Corea-Japón y Alemania.

En 2010 hizo un par a los argentinos en cuartos de final, uno a los australianos y remató su trabajo con otro más a los ingleses en Bloemfontein; superó los 68 goles de Muller en la selección y, en ese plano y sin mucho ruido, pasó por encima de Oliver Bonhoff, Rudi Voeller, Karl Heinz Rummenige y Klinsmann, sus mejores maestros de otros tiempos.

Aunque no resultara monarca goleador en Brasil, Klose ya consiguió su parte de gloria al igualar -con la legítima aspiración de superarlo- el número mágico de Ronaldo de Lima, bastándole marcar a Ghana ese oportuno zapatazo que significó un punto magnífico y el empate de la marca histórica.

Y si Roger Milla, el "Rey León" de Camerún anotó el último de sus cinco goles en Campeonatos Mundiales a Rusia, un mes antes de cumplir 42 años de edad en Estados Unidos 1994, "Miro" Klose tiene la convicción inmodificable de continuar haciendo los suyos, como lo ha demostrado y mejor sabe.

Si de aquí a 2018 se lo permiten los defensas rivales y todavía le quedan ánimos y fuerza para dejar atrás a quienes pongan en duda su capacidad artillera, aplicará sus cualidades mortíferas para causar daños irremediables a quienes se atrevan a enfrentarlo, donde quieran y a la hora que quieran.