Abrirán nuevo centro de detención para indocumentados en Nuevo México

El Departamento de Seguridad Interna (DHS) de Estados Unidos abrirá en los próximos días un nuevo centro de detención en Nuevo México para indocumentados adultos detenidos junto con niños, anunciaron hoy aquí voceros oficiales.

Esther Olavarria, consejera principal del titular del DHS, Jeh Johnson, explicó que la apertura de esta nueva instalación responde al empuje anunciado la semana pasada para detener a un mayor número de estos inmigrantes.

"Hemos identificado un centro de detención en Nuevo México y esperamos que abra en unos días, tal vez al final de esta semana y entonces se va a proceder a detener personas", indicó la funcionaria en teleconferencia de prensa.

Olavarria no precisó la ubicación exacta ni la capacidad que tendrá el nuevo centro de detención, pero dijo que la dependencia continua buscando más instalaciones donde puedan ser retenidas estas familias.

Insistió que estas familias serán retenidas ahí "en la manera más humanitaria posible" y con las normas legales que se aplican en estos casos.

Cuestionada sobre la decisión de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP) de suspender el traslado aéreo de inmigrantes indocumentados de Texas a California, la funcionaria tampoco pudo ofrecer respuesta alguna.

Tanto Olavarria como Cecilia Muñoz, directora del Consejo de Política Doméstica de la Casa Blanca, reiteraron el mensaje que el gobierno estadunidense ha buscado difundir en días recientes frente a esta crisis humanitaria.

Muñoz desmintió rumores de que los menores inmigrantes que viajan solos y que han sido detenidos por la patrulla fronteriza estén recibiendo permisos para poder permanecer en Estados Unidos.

Olavarria agregó igualmente que estos menores no son elegibles para el programa de la acción diferida o DACA o bien para acogerse a la iniciativa de migración que está pendiente en el congreso.

"Los adultos que llegan con niños van a tener que aparecer ante un juez de migración y tampoco van a poderse quedar aquí legalmente", precisó.

Aunque es posible que algunos de estos adultos opten por hacer una petición de asilo, Olavarria se mostró confiada de que al final la mayoría de estos adultos serán deportados a sus países de origen.

"(Obtener) el asilo es muy difícil de ganar, muy pocas personas ganan asilo en Estados Unidos", precisó.

De acuerdo con Muñoz desde octubre pasado hasta la fecha, un total de 82 mil personas, incluyendo menores de edad, han sido deportados por autoridades migratorias estadunidenses.