Muestra documenta Toma de Zacatecas de hace un siglo

Unas 180 piezas históricas, entre pintura, grabado, fotografía, documentos, antiguos reproductores de música, indumentaria y otros objetos, conforman la exhibición que sobre la Toma de Zacatecas, ocurrida hace un siglo, abre esta tarde en el Museo de Guadalupe.

"Batalla de Zacatecas. Versos y acordes de la Revolución Mexicana" es el nombre de la muestra organizada por el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), que dará cuenta de este momento considerado parteaguas de la historia nacional.

Para montarla, informó el INAH, fue convocada a una serie de instituciones públicas y privadas que integraron la colección que permanecerá hasta enero de 2015 en la Sala de Temporales del museo que ocupa el Antiguo Colegio de Propaganda Fide, en el municipio de Guadalupe (a 20 minutos de la capital zacatecana).

Rosa María Franco Velasco, directora del recinto, recordó que el objetivo de la exposición es mostrar, a través de sus cinco módulos, antecedentes y protagonistas de la Batalla de Zacatecas, además de la sociedad de la época.

La curaduría, que estuvo a cargo de los historiadores Violeta Tavizón, subdirectora del museo; Marco Antonio Flores, Limonar Soto y José Antonio Robles Cahero, destaca a tres ilustres zacatecanos que formaron parte del nacimiento de la identidad nacional durante la época de la Revolución Mexicana.

A través de Manuel M. Ponce con la música, Ramón López Velarde con la literatura y Francisco Goitia con la pintura, se conocerá el ámbito cultural que permeaba en la década revolucionaria.

"Las armas pronto a preparar" es el título de la primera sección destinada a situar al visitante en acontecimientos previos, como las acciones emprendidas por el Partido Antirreeleccionista, hacia 1909, cuando los inconformes con la dictadura de Porfirio Díaz se reunían de manera discreta en bailes de salón llamados "jamaicas". La línea temporal va de 1910 a 1917, contextualizando hechos a nivel mundial, nacional y regional.

En el segundo módulo, "A lidiar marcharemos", se presentan los distintos bandos: huertistas y las divisiones del Centro y Norte, así como a personajes zacatecanos decisivos en el desarrollo de la Revolución.

El vaivén de la vida cotidiana en el fragor de la guerra: la rutina diaria y la asistencia de los habitantes al Teatro Calderón, plazas y corridas de toros, es el eje del apartado Partitura del íntimo decoro.

Con base en las minutas del general Felipe Ángeles, en "Prestos estad a combatir", se narran, una a una, las 12 horas de lucha entre los 12 mil efectivos huertistas y los aproximadamente 23 mil que conformaban la División del Norte comandada por Francisco Villa.

Las secuelas que la batalla dejó en Zacatecas, condicionante de lo que sería la Soberana Convención Revolucionaria, son abordadas en la sección "Noches de cruel delirio".

Por último, comentó Franco, en el subtema titulado "Así en la guerra como en la paz", se hace una reflexión de cómo la Revolución generó una sociedad mexicana más plural y democrática.

Entre las piezas relevantes, detalla la subdirectora del recinto, está la Bandera de la Brigada Matías Ramos, una de las 23 unidades de la División del Norte, la cual tuvo una actuación tenaz contra las fuerzas federales. Cabe destacar que este distintivo forma parte del acervo que la Secretaría de la Defensa Nacional tiene fuera de exhibición.

Otros objetos que se mostrarán son los trajes militar y civil de Venustiano Carranza, un álbum fotográfico con tomas de las fiestas del Centenario de la Independencia en Zacatecas (1910), instantáneas de Francisco Villa, en las que aparece como fondo la ciudad poco antes de su toma, y platería que alude a la bonanza minera del estado; sobresalen algunas obras pictóricas, entre ellas, Vista de la Barranca de Metlac, de Carlos Rivera, pintor de finales del siglo XIX.

El Munal prestó Paisaje nocturno de Santa Mónica. Esta vista presenta un lugar real de Zacatecas que Francisco Goitia tenía como uno de sus escenarios favoritos y lo transformó en una obra que hasta la fecha es un ícono del paisaje natural.

A través de pantallas táctiles y otros medios interactivos, además de los talleres organizados por el área de Comunicación Educativa del museo, los visitantes, y de manera particular los zacatecanos, conocerán otra cara de la Batalla de Zacatecas, descubriendo aspectos de la vida cotidiana durante 1914.