Insta Raúl Castro a frenar decrecimiento de economía cubana

La economía de Cuba crecerá este año 1.4 por ciento, casi un punto porcentual menos del esperado, pero para ello se requiere "un mayor dinamismo en el segundo semestre", informó hoy el Consejo de Ministros del país caribeño.

El recorte en la previsión de crecimiento lo anunció el ministro de Economía y PlanificaciÓn, Adel Yzquierdo, durante una reunión del Gabinete celebrada el sábado pasado encabezada por el presidente Raúl Castro y de la cual el diario Granma publicó este lunes una reseña.

Durante el cónclave, Castro instó, una vez más, a analizar con profundidad las causas de las dificultades que continúan dañando a la economía cubana, la cual, "aun cuando crece, no lo hace al ritmo necesario", dijo la versión oficial.

"Tenemos una tarea gigantesca por delante --consideró el presidente cubano--, pero no podemos permitir que nos abrumen los problemas, ni amedrentarnos ante ellos... Debemos ser optimistas porque ese ha sido siempre el espíritu de la Revolución, valoró", agregó la fuente.

La cifra sobre el Producto Interno Bruto (PIB) fue rebajada a solo un mes de haberse pronosticado un incremento en 2014 del 2.2 por ciento, después que en 2013 el PIB cerro en 2.7 por ciento frente al 3.6 que esperaban ese año las autoridades.

En el curso del encuentro, se presentó un balance sobre el cumplimiento de la política trazada por el VI Congreso del gobernante Partido Comunista (abril 2011), la ejecución del presupuesto y se aprobaron varias medidas en el marco del programa de reformas gubernamental.

De acuerdo con Yzquierdo, la desaceleración "superior a la esperada" de la economía se debe a incumplimiento de ingresos externos planificados, condiciones climatológicas adversas e "insuficiencias internas", eufemismo para designar la mala gestión administrativa.

"Todo esto en el marco de una compleja situación internacional y un recrudecimiento del bloqueo económico, comercial y financiero impuesto por el gobierno de Estados Unidos", dijo el funcionario, según la versión de Granma.

Yzquierdo apuntó que en el primer semestre del presente año se prevé un crecimiento de solo 0.6 por ciento del PIB y citó incrementos (sin mencionar cifras) en transporte, comunicaciones, sector agropecuario y azucarero, así como decrecimientos en la industria manufacturera.

Sobre el déficit de varios productos en los mercados, en especial los que venden en divisas, que ha alarmado a los consumidores, lo atribuyó a atrasos en las importaciones, tanto de productos terminados como de materias primas para la producción nacional.