Dos buenos partidos y otro calificado deja jornada dominical en Brasil

Un agradable partido entre Argelia y Corea del Sur, la calificación de Bélgica a octavos de final y un tanto en el último suspiro que da ligera esperanza a Portugal, dejó la actividad dominical en la Copa del Mundo Brasil 2014.

La última jornada de la segunda fecha de la fase de grupos concluyó con 11 goles y emociones particularmente en dos escenarios, uno de ellos el Estadio Beira-Río, en Porto Alegre, donde miles de aficionados quedaron con buen sabor de boca tras lo ofrecido por los contendientes.

Argelia se encaminó a un triunfo sin complicaciones con goles de Islam Slimani, Rafik Halliche y Abdelmoumene Djabu, a los minutos 26, 28 y 38, de manera respectiva, aunque Son Heung-Min (50) quiso regresar a la pelea a los surcoreanos.

Pero poco les duró el gusto cuando Yacine Brahimi firmó una gran jugada de los "zorros del desierto", aunque el cuadro asiático marcó un gol más, obra de Koo Ja-Cheol (73), tiene un pie fuera del Mundial y los africanos aspiran a dar la campanada en el Grupo H.

Otro partido intenso y emocionante, por momentos, lo disputaron en la Arena Amazonia, en Manaos, Estados Unidos y Portugal, que se adelantó con el gol de Nani apenas al cinco, pero su oponente despertó y poco a poco se hizo del control de las acciones y del marcador.

Jermaine Jones, en el 64, y el capitán Clint Dempsey, al 81, le dieron la vuelta y ya se veían en octavos de final, pero un "desaparecido" Cristiano Ronaldo mandó preciso servicio a Silvestre Varela (90+5), que logró el empate para mantener con vida a Portugal, aunque necesita algo parecido a un milagro para estar en "octavos".

El encuentro más flojo de la jornada lo protagonizaron en el Estadio Maracaná las selecciones de Bélgica y Rusia, ésta derretida por el calor que se dejó sentir en Río de Janeiro y que al final cargó con la derrota apenas 1-0.

Fue hasta el minuto 88 cuando apareció Divock Origi para lograr el tanto de la diferencia, el que tiene a los "diablos rojos" en la ronda de octavos de final, mientras que los rusos tendrán que jugarse el otro boleto ante los argelinos.