El gobierno de Venezuela expresó su apoyo al gobierno del presidente de Siria, Bashar al Assad, durante una sesión urgente del Consejo de Derechos Humanos de la ONU sobre la situación en Siria y las masacres perpetradas en Al Qusayr.

"Venezuela reafirma su apoyo al gobierno del presidente Bashar al Assad como representante legítimo del pueblo y reitera su llamado en favor de la soberanía, la integridad y la unidad territorial de Siria", dijo el embajador venezolano Juan Arias.

Con respecto al debate urgente que tiene lugar el día de hoy , Arias afirmó que "es inaudito que a cuenta de la protección de los derechos humanos se siga pretendiendo establecer mecanismos injerencistas y selectivos en este Consejo".

"Este debate urgente forma parte de esa agenda de presión instruida desde Washington, desconociendo las distintas instancias formales que existen dentro de las sesiones del Consejo para abordar situaciones como la que hoy enfrenta Siria", argumentó.

"Está claro que no están interesados en una salida pacífica al conflicto y hacen caso omiso de cualquier fórmula que conduzca a la reconciliación y través del diálogo y de la participación democrática que responsablemente impulsa el gobierno sirio", agregó.

El representante de Caracas condenó la intervención de potencias extranjeras "empeñadas en promover una vez más el consabido guión de denuncias sobre supuestas violaciones a los derechos humanos y del derecho internacional humanitario para así justificar su intervención armada en aplicación de su política de cambio de régimen".

Al iniciar el debate urgente sobre Siria, la Alta Comsionada de la ONU para derechos humanos (ACNUDH) Navi Pillay denunció un patrón de extremo castigo colectivo contra civiles sirios y llamó a remitir a los perpetradores de atrocidades de todos los bandos a la Corte Penal Internacional.

El pasado 19 de mayo fuerzas del ejército y milicias extranjeras simpatizantes al régimen de Bashar al-Assad lanzaron bombardeos aéreos y ataques de artillería pesada contra civiles en Al Qusayr, que dejaron 183 personas muertas.

Los fallecidos en Al Qusayr se suman a las más de 80 mil personas que han muerto desde que inició el conflicto hace más de dos años.