Armadillo, especie que buscan proteger en Edomex y Chiapas

La mascota del mundial de futbol, el armadillo, es una especie amenazada, por lo que en el Estado de México será parte de un programa de protección para su preservación, en tanto que en Chiapas se encuentra en reproducción los zoológicos.

El armadillo es una especie amenazada, por lo que en el Estado de México será parte de un programa de reproducción para su preservación, informó el coordinador general del zoológico de Zacango, Fernando Domínguez Bernaldez.

En entrevista, precisó que el armadillo se encuentra en sus diferentes especies en las zonas boscosas de la entidad, sobre todo en la región sur del estado como Tejupilco, Sultepec, San Felipe del Progreso, en los bosques de pino y encino.

Puntualizó que esta especie se encuentra en peligro en esta entidad por la pérdida de su hábitat y sobre todo porque son atropellados o cazadas en regiones vecinas de comunidades de Guerrero, para la venta de su carne en platillos especiales y su caparazón para la elaboración de morrales, aún cuando es una actividad ilegal.

Indicó que en esta entidad actualmente no se tiene un censo del número de colonias que existen de armadillo, pero hay varias de sus especies, identificadas por su número de arillos en el caparazón, predominando el de nueve bandas.

Informó que ante la amenaza que existe sobre esta especie, el zoológico de Zacango, en coordinación con la Universidad Autónoma del Estado de México (UAEM), tiene un proyecto para la preservación del armadillo.

"Se tiene el proyecto en valoración para hacer en Zacango un estudio de prevalencia, colonias, a fin de crear un centro de reproducción e investigación para tener poblaciones de armadillo saludables y posteriormente liberarlas en zonas de reserva ecológica", señaló.

En Tuxtla Gutiérrez, Chiapas, el armadillo es una de las especies en reproducción en el zoológico regional Miguel Álvarez del Toro.

La Coordinación Estatal para el Mejoramiento del Zoológico "Miguel Álvarez del Toro", dijo que el armadillo sólo se puede encontrar en las zonas de acahuales y pastizales de la Selva Lacandona.

Refirió que lamentablemente hay cacería de esta especie, aunque está dentro del calendario cinegético; sin embargo, se considera que la demanda para su consumo es mínima, pues son otros los animales de mayor demanda para cazadores.

Cercano a Tuxtla Gutiérrez, se ubican los ejidos Copoya y El Jobo, a unos seis kilómetros sobre la carretera que comunica a los municipios de Suchiapa y Villaflores, dónde practican la caza de armadillo.

Entre los campesinos que buscan armadillo en el monte está Pablo Hernández Escobar, de Copoya, quien mencionó que desde que era joven sale a buscar armadillo, su esposa lo prepara guisado, a veces asado en brasa, o en su caso al horno.

En esa localidad se aprovecha su carne, no se aprovecha la grasa, ni su caparazón, y pobladores atribuyen beneficios de la grasa, principalmente para el asma.

Se caracteriza por ser un animal tranquilo, cava su madriguera en la profundidad de la tierra, ahí se protege de sus cazadores y cuida sus crías, pues los armadillos son de diversos tamaños.