El documental "De oficio Alquimista, los técnicos del teatro", intenta recuperar la voz de quienes están detrás del escenario en este caso el punto de vista de la gente que ha trabajado por mucho tiempo en el campo técnico y que son destacadísimas figuras del teatro mexicano, aseguró Rocío Galicia, autora de la obra.

En entrevista con Notimex, realizada con motivo de la presentación del documental en la Sala CCB del Centro Cultural del Bosque, dentro del Ciclo "CITRUCCB", Galicia agregó que a esas figuras no se les conocen, pues permanecen en la parte oscura.

"Entonces la idea era justamente darles la cámara, ponerles el micrófono para que ellos hablen, porque ahora son más visibles los directores, dramaturgos y grandes actores, y tenemos justamente el correspondiente, pero detrás del escenario", expresó la realizadora.

Abundó que el propósito era verlos de cuerpo entero y escucharlos, porque si alguien sabe de teatro son ellos, ni siquiera quienes estudiamos el teatro o quienes lo hacemos, hemos visto tanto teatro como lo han visto ellos.

"Es un documental que tiene una duración de 15 minutos y contiene entrevistas con esos técnicos, fundamentalmente del Palacio de Bellas Artes y del Centro Nacional de las Artes; es un documental que se hizo en 2007 y de manera muy limitada en cuanto a recursos y en cuanto a cámaras, pero que nosotros así queríamos aprovechar la oportunidad justo para darles voz y esto es lo que se demuestra en el documental", señaló.

Destacó que desde esa perspectiva es muy importante, porque a veces uno pasa por alto que no existen los milagros, pero existen quienes hacen esos milagros y son ellos, los técnicos.

En ese sentido, la magia del teatro tiene mucho que ver con este mundo del audio, iluminación, tramoya y otros elementos que apoyan a una puesta en escena, añadió.

Apuntó que aunque dura muy poco, vale la pena ver el documental, sobre todo porque deja entusiasmados para un siguiente documental o en su caso en un libro, porque pasar de la imagen a las palabras asentadas en un texto, ya que no hay un trabajo de investigación, de crítica que se centre en esta labor.

"Creo que es un campo que se abre interesante y que vale muchísimo la pena, entonces hay que enamorarnos a través de la imagen y del documental, porque todos tenemos mucho que aprender de ellos", apuntó.

Por su parte, Fermín Sánchez Jiménez, jefe del área de tramoya del Teatro El Galeón, recordó que alguna vez los nombraron como parte de la Selección Nacional, porque somos los técnicos que manejamos la técnica, pero también están al nivel de los primeros actores, de los primeros escenógrafos o coreógrafos, "porque somos primeros técnicos".

Subrayó que finalmente el teatro es una labor de equipo, porque si ellos no hacen su labor, todo el trabajo de los demás "lo echamos a perder, entonces somos los primeros avocados a sacar bien nuestro trabajo, para que todos lo demás quede bien ejecutado y esto sea una obra de primer nivel".

Concluyó que todo se trabaja en equipo, a través del iluminador, tramoyista, utilero y audio; "todos debemos converger y la exigencia es para todos, porque los actores deben estar al nivel de los técnicos, para poder llegar a un fin común que es el estreno de una puesta en escena".