Mezquite y palo fierro son árboles distintivos de Sonora

Los árboles que identifican a Sonora, que además son de importancia económica, cultural e histórica, son el mezquite y el palo fierro, de acuerdo con investigadores.

Según el Compendio de Árboles Históricos y Notables de México, realizado por el biólogo Fernando Vargas Márquez, del Instituto Nacional de Ecología (INE), el mezquite se considera como un árbol notable y/o histórico de Sonora.

En el texto se menciona que la justificación para considerar al mezquite como notable son los valores históricos que representa para la etnia yaqui.

Existen evidencias documentales que destacan la tradición de los gobernadores de los ocho pueblos yaquis de reunirse bajo un árbol de mezquite, en virtud de los valores históricos que representa para la etnia.

Por su parte, el investigador del Instituto Tecnológico Superior de Cajeme (Itesca), Martín Villa Ibarra, señala que el mezquite es una planta de importancia económica y cultural para los pobladores de las regiones áridas y semiáridas del noroeste de México.

En su trabajo de investigación "El mezquite, un símbolo de riqueza de nuestros recursos naturales", menciona que ha sido utilizado para cubrir necesidades de alimento y vivienda, además de usos medicinales y culturales.

El nombre del árbol proviene de la palabra azteca de origen náhuatl "misquitl", cuya vaina y semilla son utilizadas para la alimentación animal y en algunas partes para alimentación humana, mientras que con la goma o chúcata se elabora pegamento.

Las especies de mezquite han sido explotadas por productores de leña y carbón, mientras que el uso de su madera, cuyas características la hacen muy apreciada, se ha diversificado para la fabricación de muebles, artesanías y duelas de piso.

Por otra parte, el árbol de palo fierro ("Olneya Tesota") es una especie endémica del desierto de Sonora y está sujeta a protección especial.

Este árbol de la familia de las leguminosas, que puede vivir hasta 800 años, sólo se distribuye en los estados de Sonora y Baja California, en México, así como en Arizona y California, Estados Unidos.

Es una especie clave dentro de los ecosistemas desérticos, pues es considerada una planta nodriza que bajo su copa alberga a otras especies y algunos investigadores han detectado que dependen del palo fierro de 65 a 77 especies entre, arbustivas y cactáceas.

El palo fierro es una de las 750 especies endémicas del desierto de Sonora que ha sido de utilizada por sus habitantes, como es el caso de la etnia Seri, cuyos integrantes elaboran con su madrera figuras artesanales de plantas y animales.

Sin embargo, el uso indiscriminado para materia prima de artesanías y elaboración de carbón, así como desmonte en el desierto para la conversión de zonas en pastizales para la ganadería, han mermado las poblaciones naturales de este árbol.