Argentinos celebran pase a octavos de final en Brasil 2014

Miles de argentinos festejaron hoy en las calles el agónico triunfo 1-0 ante Irán, que le permitió a la selección avanzar a octavos de final de la Copa del Mundo Brasil 2014.

Buenos Aires se convirtió en una marea celeste y blanco, ya que la gente salió a celebrar vestida con camisetas, pelucas, banderas, gorros, trompetas y todo aquello que tuviera los colores del combinado.

Pero la felicidad no fue completa, ya que muchos hinchas advirtieron su preocupación por la deslucida actuación que tuvo Argentina ante el débil equipo iraní.

"Así, no vamos a ganar nada", se lamentaba un estudiante que reconoció el sufrimiento que tuvo durante el partido, ya que no podía creer que el marcador en los 90 minutos de juego estuviera empatado sin goles.

"Esperábamos una goleada", se sinceró una jovencita que, sin embargo, bailaba y vitoreaba en una plaza de Palermo como si ya hubiera ganado la selección.

Desde temprano, los argentinos se aprestaron a disfrutar un partido que consideraban ganado de antemano y que se iba a realizar justo después de la hora del almuerzo.

Mientras muchos fanáticos se reunieron en casas particulares, otros se lanzaron en masa a las calles para ver el partido en las pantallas gigantes que están funcionando durante el Mundial en las principales plazas del país.

Además, los bares y restaurantes estuvieron colmados de personas que querían ver la magia de Lionel Messi, el mejor jugador del mundo, que apareció en el momento justo.

La desesperación y el enojo ya era latente entre los fanáticos que veían el encuentro, pero que estallaron en júbilo cuando Messi anotó el 1-0 en la agonía del segundo tiempo.

"Tenía que ser Messi, podemos jugar mal, como hicimos hoy, pero teniendo a Messi siempre vamos a estar en ventaja", señalaba con alivio un sesentón experto en euforias mundialistas que disfrutó el partido en un bar del centro de la ciudad.