Liliana Giorguli destaca enseñanza para conservar patrimonio cultural

Desde el segundo semestre de la Licenciatura de Conservación, los alumnos trabajan en el estudio y acercamiento con el patrimonio cultural real, afirmó la directora de la Escuela Nacional de Conservación, Restauración y Museografía (ENCRyM), Liliana Giorguli Chávez.

En entrevista con Notimex, realizada en las instalaciones de la institución, Giorguli Chávez dijo que la escuela al formar parte del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), ha sido un factor muy importante, sobre todo tener acceso al patrimonio cultural, lo que ha permitido el cumplimiento y desarrollo de las funciones y responsabilidades.

"Nosotros trabajamos patrimonio cultural proveniente de museos del INAH, zonas arqueológicas, así como de instituciones del Instituto Nacional de Bellas Artes y de distintos espacios museísticos, la escuela trabaja para patrimonio público, sea este federal, estatal, municipal o comunitario", apuntó.

Detalló que la ENCRyM ofrece cinco programas formativos que son: Licenciatura en Conservación, un área para restauradores de bienes inmuebles; Maestría en Conservación de inmuebles, que como posgrado está direccionado al estudio y conservación del patrimonio edificado.

Así como la Maestría en Museología, que se desarrolla en el ámbito de todos los estudios relativos a los museos; la Maestría de Conservación de Acervos Documentales y un posgrado de especialidad sobre Museografía.

"Esos son los cinco programas formativos que se desarrollan en esta escuela, por lo que nuestros egresados pueden desempeñarse en el área de especialización que es la conservación, estudio y difusión del patrimonio cultural. tanto en espacios públicos, federales, estatales y municipales como en espacios privados", aseveró.

Los egresados, acotó, pueden insertarse en los distintos programas en todo tipo de acciones, hacerlo para el INAH en lo que son las acciones de conservación, museología, museografía, conservación de inmuebles o patrimonio inmueble, o trabajar en museos, espacios estatales y municipales que se dedican a la protección, conservación, estudio del patrimonio cultural.

"Por supuesto también como empresarios, tener sus propios espacios laborales que se gestan en las áreas de las disciplinas que estén. Por ejemplo, Museología y Museografía también tienen un aspecto que hace que nuestros egresados se puedan insertar en otros ambientes como son galerías, espacios de exposición, que requieren del estudio gráfico para mostrar lo que se desee", precisó la directora.

Para ello, destacó, la institución cuenta con varios laboratorios especializados en Química, Biología, Física, Geología y Radiología, dirigidos hacia dos aspectos como es la formación de los estudiantes que se convertirán en profesionales del estudio y la conservación del patrimonio.

Y de igual forma, al ser parte del INAH y por lo valioso del personal especializado y del equipo con el que cuentan, dan servicio a estudios y análisis del propio instituto y de otras instituciones que así lo requieran.

Por ejemplo, apuntó, están los laboratorios de Química y Biología, que analizan todo lo que tiene que ver con la materialidad de las obras, comportamiento, deterioro de los materiales y productos que se usan o con los que se interviene el patrimonio, para conocer sus características.

Indicó que "tenemos un laboratorio de Física tanto de investigación como de enseñanza. Además del laboratorio de Geología, que se inserta en varios de los programas en el estudio de todo lo que son las piedras y todos los componentes que pueden ser constituyentes de patrimonio, y un laboratorio de Rayos X, en el que se estudian y analizan".

"Los equipos que se requieren son sofisticados, tienen que estar actualizados, aunque siempre quisiéramos tener la vanguardia no siempre se tiene, pero lo más valioso es el personal altamente especializado y conocedor que está integrado en estos laboratorios, que sabe usarlos, sabe interpretar y hacer los análisis, por lo cual considero que es la parte más valiosa", explicó.

Giorguli Chávez dijo que el presupuesto que tiene la escuela, con una población de unos 200 estudiantes, les permite desarrollar adecuadamente sus labores.

"Estamos en esta necesidad de actualizar nuestros equipos, de estar a la vanguardia, pero la instrumentación que tenemos y el personal especializado nos permite desarrollar investigaciones muy importantes, tener estudios sumamente valiosos de patrimonio, no solo de la propia escuela, sino lo que hace el INAH, y otras instituciones que muchas veces nos requieren, esto es lo que son los laboratorios".

La directora de la ENCRyM subrayó que el patrimonio cultural no es solo materia, sino tiene que ver con sensibilidades humanas y discursos, es decir, para qué se hace, cómo se hace, a quién sirve o a quién sirvió.

"Finalmente la funcionalidad y todos los aspectos de creatividad e intelectuales que están plasmados en el patrimonio es fundamental detectarlos y los tengamos considerados en términos de su restauración", señaló.

Asimismo, dijo que las obras que más intervienen en restauración son diversas, pero sobre todo es el patrimonio en sitios religioso como pintura de caballete, esculturas policromadas, retablos, ajuar de recintos religiosos, textiles y piezas metálicas.

"Siempre está en relación a su uso y antigüedad, pero las zonas arqueológicas tienen una inmensa producción en términos de lo que se va explorando y rescatando", apuntó.