Reconoce Reino Unido que mantiene detenidos a decenas de afganos

El secretario de Defensa de Reino Unido, Philip Hammond, confirmó que decenas de civiles están en poder de las fuerzas británicas en Camp Bastion en Afganistán, luego que se denunció que el ejército tiene un centro secreto de detención en ese país.

Hammond precisó que entre 80 o 90 personas se encuentran detenidas porque muchos de ellos plantean un peligro para las tropas británicas, pero no podían aún ser entregados a las autoridades afganas debido a la preocupación de que serán maltratados.

Abogados del Reino Unido que representan a ocho de los hombres detenidos, algunos de los cuales dicen que llevan 14 meses en la base sin que se les presenten cargos, han puesto en marcha aplicaciones de habeas corpus ante la Corte Suprema en un intento de liberarlos.

Muchos de los detenidos no han podido ver a un abogado después de meses de prisión, un derecho básico ofrecido a toda persona detenida en el Reino Unido, lo que ha llevado a la prensa a comparar Camp Bastion con Guantánamo.

"Nuestro cliente está en Camp Bastion desde agosto de 2012. No ha sido acusado de ningún delito y no ha tenido acceso a un abogado para que pueda recibir asesoramiento legal sobre su detención en curso", dijo Rosa Curling, abogada de la firma Leigh Day.

A las fuerzas británicas en Afganistán se les permite mantener a los sospechosos durante 96 horas, sin embargo, en "circunstancias excepcionales", para reunir información crítica por ejemplo, pueden mantenerlos por más tiempo.

Los abogados afirmaron que sus clientes fueron arrestados por soldados británicos en redadas en pueblos de las provincias de Helmand y Kandahar, y no les han presentado cargos, pese a que han estado entre ocho y 14 meses en la base, lo que equivale a una detención ilegal.

El secretario de Defensa rechazó las afirmaciones de que el Reino Unido mantiene en funcionamiento una instalación secreta en Afganistán y calificó como "absurda" tal apreciación en una entrevista en el programa radial BBC Radio 4 Today.

El vocero del Ministerio afgano de Defensa, general Zahir Azimi, manifestó que las detenciones eran ilegales e inhumanas. "Los presos deben ser entregados a las autoridades afganas", remarcó.

"Después de que nos entreguen a los detenidos, ellos serán tratados de acuerdo con nuestras leyes y respetando los acuerdos alcanzados con la comunidad internacional", aseguró el vocero, reportó la BBC en su sitio online.